Miércoles 26 Noviembre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 47 minutos
DESTACADAS
Después de Quito, Portoviejo tiene  el tránsito más caótico en Ecuador
Tráfico

Después de Quito, Portoviejo tiene el tránsito más caótico en Ecuador

Lunes 26 Abril 2010 | 20:39

Domingo 25 de abril del 2010, 17h00. Cuatro carros que circulaban por la calle América, desde el puente El Salto, uno tras otro giraron a la izquierda para enrumbarse por la Av. Manabí con dirección al aeropuerto, indiferentes con la señal ubicada en una esquina, que prohíbe hacerlo.

Más atrás, en la intersección de la América con la Av. del Ejército, carros que vienen desde la Av. Metropolitana invaden vía y rebasan a los enfilados en su derecha, para ganarles antes de que cambien de luz los semáforos.Muchas veces no logran su cometido y se encuentran con los vehículos que vienen en sentido contrario y con el verde a su favor.
Así es Portoviejo, la segunda ciudad con el tránsito más caótico del país, después de la capital Quito, según un estudio de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), que además determinó que la tasa anual de crecimiento del parque automotor es del 12 por ciento, reseñó Guillermo Celi, procurador síndico municipal.
Y son justamente las violaciones a las normas de tránsito, el creciente número de carros y las calles en mal estado, los factores que complican el ya convulsionado tráfico vehicular.
Para Pedro Llerena, jefe encargado de la policía de tránsito de Manabí, el problema no es del número de carros, que ahora es más de 25 mil en Portoviejo, de acuerdo al departamento técnico de la institución; sin embargo, Celi remarca que la Flacso detectó que eran 30 mil vehículos.
En sí, Llerena señala que todo parte de la ausencia de una cultura del orden, de una educación vial.
Nadie cumple, insiste; por ejemplo, en el “no estacionarse”: muchos se parquean en doble fila frente a los bancos y dejan el carro ahí hasta que logran cambiar un cheque, sin importarle el resto de conductores. "Hay mucha comodidad".
Incluso, admite que alumnos que reciben educación vial no practican lo que aprenden y se contaminan de los vicios cuando son conductores.
De la Policía también
Llerena acepta que la Policía contribuye a la violación de las normas y alimenta la falta de conciencia ciudadana.
"Hay problemas de cohecho, situación que no hay que evadir", sentencia Llerena. Pero a la vez explica que tanto contraviene el que recibe como el que da; entonces, "si alguien cumple con la ley por qué tiene que dar dinero".
Llerena dice que se trabaja por mantener el orden. Salen a las calles 30 policías a diario; siete patrulleros en los ejes viales y tres en el centro.
Pero, "de que vale llevarse un carro mal estacionado, si llegan otros 10", dice.
Mientras, Mónica Moreira, técnica de la jefatura, informó que hay un plan de semofarización en 10 intersecciones. Se está gestiona el material necesario. Con el Municipio se necesita coordinar más zonas de parqueo (hay media docena, pero privados), evitar el abuso de puestos reservados sin permiso y financiar la señalización.