Actualizado hace: 3 horas 32 minutos
Manabí
Años viejos, tradición que aún perdura

En la puerta de ingreso a las oficinas de la alcaldía del Municipio de Portoviejo, situado en el primer piso del inmueble, había dos guardias de seguridad. Uno abría y cerraba la puerta a cada momento y preguntaba a las personas que trámite iba a realizar, el otro estaba inmóvil.

Miércoles 30 Diciembre 2009 | 19:25

El que abría la puerta es el guardián Leonardo Mendoza y el que estaba al lado era un monigote que lo representaba.
Muy sonrosado, Mendoza contestó que este año lo quemarán a él y que la idea de confeccionar un muñeco con su parecido fue de sus compañeros.
“La empresa de seguridad donó la ropa y la confección del monigote fue obra de Xavier Carreño”, dijo el guardián, que tiene más de 5 meses en ese lugar y espera que el 2010 le vaya bien en su trabajo.
En la puerta de ingreso de la Gobernación de Manabí hay otro muñeco que llama la atención. Es una mujer que tiene un cartel en el pecho que dice: “Apúrate José Luis, vamos a tomar café”.
Este monigote representa a Kathy Zambrano, asistente de la oficina donde se emiten los permisos de funcionamiento a locales comerciales en la Gobernación.
Zambrano indicó que el lema se debe a que todos los días ella invita a sus compañeros a desayunar antes de iniciar la jornada laboral. Además, que pidió que este año la imitaran en el monigote porque cree que eso da buena suerte.
En el edificio del Cuerpo de Bomberos señalaron que cada año queman un muñeco que represa a un compañero de trabajo.
"Este año haremos al jefe para que sea más solidario con nosotros", dijo un voluntario que estaba ayer en el garaje donde están los vehículos bomberiles.
Pero no sólo en las entidades públicas se quema a los muñecos que representan a quienes laboran en ellos, sino que en las unidades educativas los alumnos incineran y le pegan a los monigotes que los muestran ellos o los profesores en el último día de clase del año.
Los estudiantes del Centro Educativos Soldaditos de Oro de San Alejo también quemarán hoy a su profesor Washington Puebla y a Daniel Cedeño, mejor estudiante e hijo de la directora, Charito Velastequi.
Puebla indicó que los alumnos le pidieron que después de quemarlo sea más flexible y que no los castigue mucho. Las alumnas del colegio Uruguay también queman hoy un monigote que representa a una profesora. No dieron el nombre para que sea sorpresa, dijo una alumna del II de Bachillerato.
En la puerta de ingreso a las oficinas de la alcaldía del Municipio de Portoviejo, situado en el primer piso del inmueble, había dos guardias de seguridad. Uno abría y cerraba la puerta a cada momento y preguntaba a las personas que trámite iba a realizar, el otro estaba inmóvil.
El que abría la puerta es el guardián Leonardo Mendoza y el que estaba al lado era un monigote que lo representaba.
Muy sonrosado, Mendoza contestó que este año lo quemarán a él y que la idea de confeccionar un muñeco con su parecido fue de sus compañeros.
“La empresa de seguridad donó la ropa y la confección del monigote fue obra de Xavier Carreño”, dijo el guardián, que tiene más de 5 meses en ese lugar y espera que el 2010 le vaya bien en su trabajo.
En la puerta de ingreso de la Gobernación de Manabí hay otro muñeco que llama la atención. Es una mujer que tiene un cartel en el pecho que dice: “Apúrate José Luis, vamos a tomar café”.
Este monigote representa a Kathy Zambrano, asistente de la oficina donde se emiten los permisos de funcionamiento a locales comerciales en la Gobernación.
Zambrano indicó que el lema se debe a que todos los días ella invita a sus compañeros a desayunar antes de iniciar la jornada laboral. Además, que pidió que este año la imitaran en el monigote porque cree que eso da buena suerte.
En el edificio del Cuerpo de Bomberos señalaron que cada año queman un muñeco que represa a un compañero de trabajo.
"Este año haremos al jefe para que sea más solidario con nosotros", dijo un voluntario que estaba ayer en el garaje donde están los vehículos bomberiles.
Pero no sólo en las entidades públicas se quema a los muñecos que representan a quienes laboran en ellos, sino que en las unidades educativas los alumnos incineran y le pegan a los monigotes que los muestran ellos o los profesores en el último día de clase del año.
Los estudiantes del Centro Educativos Soldaditos de Oro de San Alejo también quemarán hoy a su profesor Washington Puebla y a Daniel Cedeño, mejor estudiante e hijo de la directora, Charito Velastequi.
Puebla indicó que los alumnos le pidieron que después de quemarlo sea más flexible y que no los castigue mucho. Las alumnas del colegio Uruguay también queman hoy un monigote que representa a una profesora. No dieron el nombre para que sea sorpresa, dijo una alumna del II de Bachillerato.
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala