Actualizado hace: 2 horas 30 minutos
Sociedad
La verdadera historia de Santa Claus, Papa Noel o San Nicolás

San Nicolás de Bari es el nombre del personaje que con un poco de imaginación y por interés comercial fue tomando forma hasta convertirse en Papa Noel, Santa Claus o San Nicolás.

Viernes 25 Diciembre 2009 | 09:54

Nicolás de Bari, nació en el siglo IV en Pátara, una ciudad de Lycia (país de los lobos) en el Asia Menor, actual Turquía. Sus padres fueron ricos comerciantes y piadosos. Según una leyenda Nicolás no lactaba los miércoles ni los viernes que eran días de ayuno para la iglesia oriental.
De niño decía a sus padres: "sería un pecado no repartir mucho, siendo que Dios nos ha dado tanto".
Una peste en aquella época desoló la región donde vivía Nicolás, siendo muy joven perdió a sus padres que atendía a los enfermos, lo que le hizo crecer en caridad y devoción.
En esa época tan caótica Nicolás tuvo conocimiento de un viejo y enfermo hombre que no pudiendo casar a sus hijas por falta de dote las iba a prostituir. Nicolás que repartía la herencia de sus padres con preferencia a los más pobres, una noche dejó una bolsa con monedas de oro para poder casar a una hija.
En los días siguientes dejó otra bolsa de oro para poder casar a la segunda y finalmente cuando fue a depositar la tercera y última bolsa fue sorprendido por el padre de las pequeñas.
Repartida la herencia entre los más pobres se puso en camino hacia Myra para formarse con su tío obispo. A los 19 años San Nicolás es ordenado sacerdote por su tío.
Tras la muerte de Nicolás obispo de Myra y tío del que luego sería Papa Noel, el cabildo no lograba ponerse de acuerdo sobre el sucesor, y deciden que sea la providencia la que elija, el primer sacerdote que entre en el templo será el próximo obispo. La sorpresa de Nicolás fue verse nombrado obispo nada más entrar por la puerta del templo.
Se le atribuyen varios milagros a Nicolás aún cuando estaba vivo, cuenta la historia que un barco de pescadores que fue bendecido por el obispo Nicolás navegaba en un revuelto mar, hasta que alzaron una oración nombrando a su buen Obispo, dice la leyenda que los marineros vieron a San Nicolás bendecir el mar y el agua de este se calmó.
El emperador Licino decretó una persecución contra los cristianos y Nicolás fue encarcelado y azotado, pero siguió aprovechando toda ocasión que se le presentaba, para enseñar la religión a cuantos trataban con él. Más tarde llegó el emperador Constantino y lo liberó a él junto con todos los demás prisioneros cristianos.
Nicolás muere el 6 de diciembre de 327., pero no es hasta 1087 cuando marineros italianos sustrajeron su cuerpo que estaba en poder de los musulmanes y lo trasladaron a su natal  Bari.

Fuente: Confirmado

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala