Martes 30 Septiembre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 6 minutos
DESTACADAS
ESTÉTICA

Una maravillosa obra de arte

Martes 31 Octubre 2006 | 20:35

Cuando se le añade el Escudo al centro, la bandera simboliza a la República del Ecuador, el Estado ecuatoriano. En el mar, las proporciones cambian: la altura debe medir las dos terceras partes de la medida de la base.

Además, el Escudo del Ecuador no puede ser más hermoso ni más significativo. Ocupa el cuerpo central el mágico paisaje ecuatoriano, caracterizado por un nevado majestuoso, el Chimborazo, rey de los Andes, de cuyas nieves eternas se desprende, cristalino raudal, un río que, al llegar al pie de la cordillera se ensancha rebosante entre márgenes de exuberante verdura. Completando la lección de unión y solidaridad sugerida por el paisaje, tiéndese sobre él, el azul, uniforme de nuestro cielo ecuatorial inigualable en limpidez y diafanidad. Además, la opulenta vegetación de las riberas del río y el navío que surca sus aguas hablan de la agricultura y del comercio, principales fuentes de la riqueza nacional. Es un óvalo dentro del cual hay uno de los paisajes más extraordinarios de la tierra de ecuatoriana. Un cielo azul muestra al gigante andino Chimborazo; de su plata nieva cae un río cuyas aguas se ensanchan en una manera que se desborda en los valles lujosamente vegetados. Por ello, además de un símbolo es una obra de arte maravillosa. Símbolo que eleva la autoestima El escudo es el sublime símbolo patrio que representa la historia de gloria y el futuro de esperanza. La dignidad y la libertad de cada ecuatoriano con esplendor ante los cielos del universo se hallan en el escudo. En él nos encontramos a nosotros mismos ante los ojos de nuestros padres que nos guían por el sendero del honor, la solidaridad, el patriotismo y la democracia. Respetar este símbolo es respetarse a sí mismo y elevar legítimamente la autoestima de cada uno. La importancia del escudo radica en que es la representación simbólica del sentimiento patrio. Ella sola encarna e indica al hombre la agrupación a la cual pertenece. Todos los pueblos han marchado y marchan a la lucha, identificándose con su escudo porque inspira todo gesto heroico. En vacaciones y Haloween Jimmy Fernández, catedrático universitario, cree que hay dos causas para que el Día del Escudo no tenga tanta resonancia como la de otros símbolos. “Una es que coincide con Haloween y se le da más relevancia al Día de Brujas que a otra cosa. Y la otra razón es que por lo general en la costa ecuatoriana en esta fecha cívica la mayoría de planteles está de vacaciones”. El primer autor Desde que José Joaquín de Olmedo, poeta de valía americana, dibujara el primer Escudo de Armas Nacional, de acuerdo con las orientaciones patrióticas de la Convención reunida en Cuenca, establecida luego del triunfo del 6 de marzo de 1845, este símbolo ha sido objeto de constantes análisis. El actual no es un simple escudo. Para los estudiantes constituye una importante motivación, pues los hace combatientes en el estudio diario con que se preparan para servir a la sociedad el día de mañana. El escudo encarna e indica al ciudadano ecuatoriano la agrupación a la cual pertenece. Con un simbolismo visual más rápido y certero, más sensible y emocionante, es una insignia viva de la nacionalidad, que con sus cálidos colores pasa derecho de los ojos al alma, y que con sus pliegues parece el corazón mismo de la patria que palpita a nuestra vista. En el escudo, el autor con acierto y seguridad histórica establece los signos del zodiaco relativo a los meses de marzo, abril, mayo y junio, tiempos que salvaguardan las hazañas de libertad y la consistencia cívica de los ecuatorianos. El Escudo Nacional al igual que los otros Símbolos Patrios merece respeto, no debe ensuciárselo, rompérselo, ni jugarse con él. Un testimonio “Al recordar el significado de cada uno de los elementos que constituye nuestro escudo nacional me siento más ecuatoriana, aunque con nostalgia al ver que cada uno de esos valores se van perdiendo en una sociedad llena de corrupción. ¿Dónde quedó el valor, la pujanza el poderío de nuestro cóndor, la riqueza , el comercio que identificaba al río Guayas, donde quedó las glorias de la nación? Ojalá y cada uno tome muy en cuenta esta fecha histórica y sea ejemplo para que nuestras nuevas generaciones realicen una nueva revolución para sacar adelante a nuestro querido país”. Lorena Anchundia estudiante