Actualizado hace: 35 minutos
Sequía
El cauce del Tachina Pedernales se quedó sin agua

Benigno Loor llega todos los días al cauce seco del río Tachina, en Pedernales. En un pozo excavado en la hondonada, recoge agua para bañarse y llevar a su casa.

Martes 08 Diciembre 2009 | 19:46

Allá también llega Mariana Cañola con algunos miembros de su familia para lavar la ropa y bañarse.
Cerca del lugar, unas reses beben del líquido que ha quedado retenido entre las piedras. Después llegan sus dueños a buscarlas.
El río Tachina tenía agua todo el año. Javier Loor recuerda que hasta hace unos cinco años, en verano, "por lo menos quedaba un chorrito". Ahora, desde septiembre u octubre se vuelve un rastrojal polvoriento.
Mariana Cañola ha escuchado que hubo gente que retiró las piedras que el cauce arrastraba de las montañas y que cortaron los árboles. Cree que eso afectó al río.
El cantón Pedernales, con más de 55 mil habitantes, se abastece del agua de este río. Todavía lo hace, pues los pozos someros que han excavado en la cercanía del cauce dan el líquido a la población, aunque ya las fuentes comienzan a agotarse. El agua se reparte en tanqueros, burros, triciclos, carros particulares u otros medios. Los dueños de los pozos cobran 50 centavos por una poma de 5 galones.
Hace tres años, la Municipalidad construyó una presa en la parte alta del río Tachina, en las faldas del cerro Pata de Pájaro, a unos 9 kilómetros de la cabecera cantonal. El proyecto contemplaba la captación, el encauzamiento y un tanque con capacidad para mil metros cúbicos. El costo fue de 420 mil dólares. Según Luis Cevallos, gerente de la Empresa Municipal de Agua Potable de Pedernales, el plan “no funciona ni ha funcionado bien”, pues fue concebido para que entregara unos 25 litros de agua por segundo y no da ni un litro.
Filadelfia Gracia cree que esa presa contribuyó a que el Tachina se secara.
El proyecto Coaque
La esperanza de los pedernalinos para abastecerse de agua está puesta en el río Coaque, a unos 12 kilómetros. En el año 1995 el ex Centro de Rehabilitación de Manabí contrató la primera parte del proyecto pero la obra quedó abandonada.
Luis Cevallos indicó que la anterior administración municipal, cuyo alcalde fue Oscar Arcentales, entregó 800 mil dólares para la captación y colocación de tubería desde el río Coaque hasta la planta potabilizadora.
Añadió que el contratista, del que sólo citó el apellido, Mendoza, compró la tubería y la dejó en el ingreso a la cabecera cantonal, ahora quiere rescindir el contrato aduciendo, entre otras cosas, que el trazado de la carretera está siendo ampliado.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala