Actualizado hace: 16 minutos
Internacionales
Piden acciones contra el cambio climático desde el Everest

El Gobierno nepalí sesionó a más de 5.000 metros de altitud, para pedirle a los países desarrollados que reduzcan las emisiones de gases invernadero.

Viernes 04 Diciembre 2009 | 19:48

Alarmado por los devastadores efectos del cambio climático en el Himalaya, el Gabinete nepalí subió hoy a más de 5.000 metros de altitud, cerca de un campamento base del Everest, para pedir un "sacrificio" a los países desarrollados que reduzca la emisiones de gases de efecto invernadero.
"La Tierra es nuestra morada común. Para salvar la Tierra, se necesita el mayor sacrificio de las naciones que emiten grandes cantidades de (dióxido de) carbono (CO2)", dijo el primer ministro, Madhav Kumar Nepal, en un evento retransmitido en directo por la radiotelevisión estatal.
Durante esta singular reunión del ejecutivo nepalí, a la que acudieron 23 de los 27 ministros, el Gobierno adoptó la llamada Declaración del Everest, de diez puntos, en la que se compromete a mitigar los efectos del cambio climático y llama a la acción global.
"El Himalaya es importante no sólo para el pueblo de Nepal sino para los 1.300 millones de personas que dependen del agua de sus montañas para subsistir", recordó el primer ministro, pocos días antes de que empiece la decisiva cumbre de Copenhague.
Los ministros, abrigados con grandes chaquetas, gorros y bufandas, tuvieron que echar mano de máscaras de oxígeno para soportar los 5.242 metros de altitud en Kalapatthar, cerca de un campamento base del Everest, donde se dispusieron sillas y mesas para celebrar la reunión del Gabinete al aire libre.
Las deliberaciones se presentaban complicadas debido al viento, por lo que los ministros, con bandas azules que rezaban "Salvemos el Himalaya", utilizaron altavoces para hablar.
Un equipo de doctores y otro de montañeros acompañaron a los miembros del Gobierno en su subida hasta las faldas del Everest, adonde habían llegado por vía aérea.
El cónclave de gran altura sigue al que el pasado 17 de octubre hizo el Gobierno de las Islas Maldivas, que celebró una reunión submarina con la misma intención.
"Es una reunión muy importante e histórica", resumió el primer ministro nepalí, quien insistió en que el Himalaya tiene un papel fundamental en el equilibrio medioambiental de la Tierra.
Tal y como recordó durante su alocución, pese a que Nepal contribuye de forma mínima a las emisiones de CO2, los pobres de este país son los más vulnerables al calentamiento global.
La Declaración del Everest prevé aumentar las áreas protegidas de Nepal (del 20% actual al 25), ayudar a las comunidades afectadas a que se defiendan de los efectos del cambio climático y colaborar con otros países para mitigar su impacto.
El documento también apoya la idea de algunos países desarrollados de aportar el 1,5% de su PIB para un fondo global que sirva para llevar la emisión de gases de efecto invernadero a los niveles de la era preindustrial.
Según un reciente informe de Oxfam, los glaciares de esta cordillera podrían desaparecer en un plazo de 30 años, algo que podría afectar a 1.300 millones de personas en Asia, entre ellas 500 millones de surasiáticos.
La situación es especialmente dramática para el 31% de los 28 millones de nepalíes que se halla bajo el umbral de la pobreza, en un país eminentemente agrario que se ve sacudido por continuos corrimientos de tierra.
El ecosistema alrededor de los grandes ríos asiáticos, cuyo caudal veraniego proviene en un 50-60% del Himalaya, se vería golpeado por el deshielo y tendría nefastas consecuencias sobre la agricultura, de acuerdo con esta ONG.
Ajay Dixit, miembro del Instituto de Transición Social y Medioambiental, explicó a Efe que durante la última década se ha registrado una subida anual en la temperatura media de 0,06 grados centígrados en Nepal y añadió que para 2030 podría aumentar en hasta 2 grados.
"Varios modelos que circulan a escala mundial muestran que las precipitaciones podrían bajar un 14% o crecer hasta un 40% en 2030", expuso.
Uno de los actores más importantes en la región es la India, donde el deshielo del Himalaya, según pronostican algunos estudios, puede contribuir a grandes inundaciones o sequías que dañen la productividad agrícola.
El ministro indio de Medio Ambiente, Jairam Ramesh, se comprometió ayer en el Parlamento a que la intensidad de las emisiones de CO2 de la India bajen en un 20-25% entre 2005 y 2020, aunque subrayó que su Gobierno no está dispuesto a aceptar un pacto global vinculante en Copenhague.
Ramesh convino en que algunos glaciares del Himalaya están desapareciendo, aunque insistió en que los expertos no se ponen de acuerdo sobre si esto se debe al cambio climático o a otros factores.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala