Actualizado hace: 7 horas 51 minutos
Bolivia
Evo Morales va a por la reelección con la oposición a gran distancia

Evo Morales, el primer presidente indigenista e izquierdista de Bolivia, va a por su reelección en los comicios del próximo domingo ante una oposición debilitada y unos rivales que, según los sondeos, se sitúan a gran distancia.

Martes 01 Diciembre 2009 | 15:55

El gobernante, que el 26 de octubre pasado cumplió 50 años, llega a las urnas con el propósito de seguir batiendo récords para continuar con las polémicas reformas sociales, políticas y económicas que desde enero del 2006 aplica en Bolivia.
Morales ha asegurado que ésta será la única vez que se presente a la reelección, tal y como acordó con sus opositores en el proceso de diálogo de finales de 2008 y como figura en la Constitución.
Evo Morales nació en la comunidad de Isallavi, en la región andina de Oruro, en una humilde familia aimara. Tuvo seis hermanos de lo que solo viven dos: Hugo y Esther.
Tiene además dos hijos adolescentes de madres distintas, pero aún no se ha casado porque, según ha explicado, las actividades del Gobierno copan todo su tiempo.
En su infancia y juventud, Morales fue pastor de llamas, panadero, albañil y trompetista, antes de su éxito como jefe de los productores de coca de su país, sector de donde pasó a liderar un movimiento campesino que le catapultó a la Presidencia hace cuatro años.
Morales estudió hasta el bachillerato. En los últimos años ha recibido doctorados "honoris causa" en universidades de Bolivia, Argentina, Ecuador, Rusia, Venezuela, Panamá y República Dominicana.
Su determinación para "refundar" el país y enfrentarse a sus opositores, su alianza con amigos como el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, su alto perfil mediático y su dominio de los sindicatos han despertado en Bolivia tanto entusiasmo como intenso rechazo.
Ejemplo de ello es por un lado el apoyo que reciben sus políticas de nacionalización de la economía y de reparto de bonos a niños, mujeres y mayores de 60 años y, por el contrario, sus ataques al Poder Judicial que han dejado a este órgano casi inoperante.
Sus relaciones externas también levantan polémica, pues Morales es uno de los miembros firmes de la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA) y defiende un camino hacia el "socialismo". Al tiempo es un rotundo crítico del capitalismo y del Gobierno de Estados Unidos, siempre tildado de "imperialista".
En Bolivia, sus seguidores no ocultan su deseos de verlo muchos años en el poder para avanzar en su "proceso de cambio", en tanto que sus detractores lo acusan de dictador y autoritario.
Pero tras cuatro años en los que la polaridad marcó su gestión, Morales aparece ahora en una posición política interna más cómoda con opositores disminuidos de fuerza en las regiones y con la posibilidad de reeditar otro triunfo en las urnas el domingo.
Actualmente su partido controla más regiones que cuando llegó al poder, los opositores más duros están salpicados con denuncias de terrorismo, otros mantienen un perfil bajo e incluso radicales de derecha de la rica región de Santa Cruz se han unido al oficialismo.
El último triunfo de Morales ha consistido en lograr en enero pasado la aprobación en un referendo de una nueva Constitución con 61,4 por ciento de apoyo, tras una ardua negociación con parte de la oposición que modificó una parte del texto constitucional.
Antes de ello, en agosto del 2008, Morales fue ratificado en su cargo con un 67,4 por ciento en un referendo sobre mandatos.
Estos días, Morales ha expresado su sueño de ganar la reelección con un 70 por ciento de respaldo para tener el control de la futura Asamblea Legislativa Plurinacional, lo que supone 16 puntos más que los logrados en diciembre del 2005 cuando obtuvo un 53,7 por ciento.
Pese a llevar cuatro años de Jefe de Estado, Morales ha admitido a lo largo de su campaña que ahora sí está preparado para gobernar después de lo aprendido durante su gestión.
Si Morales gana el domingo, como anticipan todas las encuestas sin excepción, gobernará cinco años más, hasta el 2014, cuando será uno de los pocos presidentes bolivianos que más tiempo ocupó el Palacio Quemado de La Paz de forma continua, al cumplir nueve años en el poder

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala