Actualizado hace: 3 horas 2 minutos
Manta
Tenemos miedo que se suspenda la búsqueda"

La incertidumbre sigue en Manta y se refleja más en los rostros de los familiares de los 5 pescadores desaparecidos en alta mar, pues temen que se abandone la búsqueda.

Sábado 28 Noviembre 2009 | 21:34

Esto podría ocurrir debido a que el barco se encuentra a más de 300 metros de profundidad, lo que hace imposible que buzos lleguen hasta donde se sospecha estén los cuerpos de los pescadores que eran parte de la tripulación del atunero Saturno, que se hundió el viernes a las 09h00.
Patricio Mora, capitán del Puerto de Manta, manifestó que el plan SAR se encuentra activado.
Esto implica que dos fragatas con personal y buzos de la Armada se encuentran en la búsqueda.
En el buque Saturno viajaban 17 pescadores, y zozobró a 30 millas de Jama.

Ola los viró
Pese a que el Capitán del Puerto dijo que las condiciones de mar no eran malas, los sobrevivientes aseguran que el naufragio del barco Saturno se registró por el mal tiempo.
"Una ola gigante nos hundió, nosotros estábamos cerca de Jama, esperando continuar el viaje hasta Tumaco-Colombia, donde era nuestro destino", dijo Julio García Cañarte, capitán de la embarcación.
Él desmintió que estuvieran pescando. 
Sus compañeros lamentablemente no lograron salir cuando el barco comenzó a hundirse.
Pedro Joel Arcentales, segundo a bordo, dijo que no le queda más que agradecer a Dios por estar vivo.
Ayer ambos se acercaron a la clínica El Sol a visitar a Bolívar Loor García y Pedro Zambrano, quienes quedaron delicados de salud al ingerir agua salada con diésel.
Los médicos dijeron que ambos están estables.
Otro de los sobrevivientes, Danny Quijije, quien realizaba su primer viaje, indicó que lo ocurrido no se lo desea a nadie, y que por el momento no piensa en embarcarse. El próximo año a lo mejor, comentó.
Recordó que el barco comenzó a hundirse por la proa -parte frontal- cuando la ola lo cubrió totalmente. Dijo que permanecieron en el agua unos 20 minutos, hasta que fueron rescatados.

Los nauFragios en Manta

 El Jorge IV es la tragedia más recordada de la última década en Manta. La pérdida de este barco con 18 tripulantes es aún un misterio.
Hace 7 años este pesquero salió de faena y nunca regresó. Los familiares todavía mantienen la esperanza de saber qué pasó con esta embarcación que perteneció a Jorge Corral.
Los familiares de los desaparecidos aún no son indemnizados.
Uno de los últimos barcos que zozobró fue el Betty C, del empresario Ivo Cuka. Fue el 14 de junio del 2008. Los 19 tripulantes se salvaron.
El barco Isabel Victoria se hundió en abril del 2006 y El Dominador, donde hubo 8 muertos, naufragó en el 2007.
En junio del 2007 hubo dos muertos en el naufragio del barco Don Luis. Otros 13 pescadores lograron sobrevivir.
Pero no sólo pescadores han sufrido el embate del mar. Un barco con 105 migrantes, el 13 de agosto del 2005, también se hundió. Hubo 94 muertos.
Otro accidente en una panga, en la que trasladaban migrantes, se registró en el 2006. Hubo siete muertos en Santa Rosa de Manta.
(9:31 PM) Jimmi Cevallos: Experiencia de
rescate
El naufragio del barco atunero Saturno, ocurrido el viernes por la mañana, es la principal noticia que se comenta en las playas de El Matal del cantón Jama.
También de los 3 pescadores artesanales de la embarcación de fibra de vidrio "Yadira" que observaron cómo se iba hundiendo el barco y cómo los tripulantes gritaban para que los rescataran.
Jorge López, de 26 años y artesano del mar desde los 11, recordó, mientras arreglaba el motor fuera de borda de su lancha, que ese día pescaban uvas y dorado (especie blanca de consumo interno), a 30 millas frente a El Matal, y observó, a menos de media milla, cómo se hundía el barco de proa.
José Loor Zambrano, de 25 años y tres como pescador, dijo, aún un poco tembloroso, que lo que hicieron fue dejar el material  de pesca botado e ir cerca del Saturno para salvar a los tripulantes.
"Mientras mirábamos cómo el barco se hundía ayudamos a los pescadores que ya no soportaban estar a flote en el mar y que estaban a punto de ahogarse", dijo López mientras sus labios temblaban.
Inmediatamente, Loor alzó los remos para llamar a dos embarcaciones de fibra de vidrio que pescaban a menos de un milla del lugar del naufragio.
Al rescatar a 4 sobrevivientes y dejar a las dos embarcaciones cerca para que ayudaran a los otros pescadores, Loor y López optaron por llevar a los graves a tierra.
Tras navegar por más de 15 millas, durante una hora, y al tener señal su teléfono celular, López llamó a su esposa para que comunicara del naufragio a los marinos del retén naval de El Matal.
Familiares de López y otros pescadores artesanales salieron en sus propias embarcaciones, porque en el retén naval no hay lanchas para actuar en estas emergencias, con rumbo a "El Seco", como ellos llaman al sitio donde ocurrió la tragedia, a ayudar a los sobrevivientes.
"Cuando llegamos, a las 11h15, ya el barco se había hundido en su totalidad y los demás marineros nos informaron que 5 de los 17 tripulantes estaban desaparecidos", dijo Julio López, hermano de Jorge.
Los pescadores comenzaron a buscar a los desaparecidos y los rescatados fueron llevados a tierra para su recuperación.
A Vicente Leones, comerciante pesquero, se les rodaron las lágrimas por la mejilla al observar, a las 16h30, cómo lo pescadores lloraron al pisar la arena de la playa de El Matal. "Nos decían: 'hemos vuelto a nacer', y se abrazaban mutuamente y otros agradecían a Dios por haberles dado una oportunidad de seguir con vida", dijo.
Isabel Pico y Lourdes Mero se mostraron indignadas porque el retén naval no cuenta con una embarcación para actuar en las emergencias como la ocurrida el viernes por la mañana. Pico, quien es la presidenta del sitio, pidió a las autoridades navales de Bahía de Caráquez y Manta que continúen con la
búsqueda de los desaparecidos.
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala