Actualizado hace: 2 horas 7 minutos
Manabí
Sequía crítica montaña adentro

El color caqui predomina en el Manabí profundo, donde se acentúa la "seca", como le denominan los campesinos a la desesperante falta de agua. Y las vacas pagan las consecuencias... mueren por inanición.

Viernes 20 Noviembre 2009 | 21:17

Veinte kilómetros montaña adentro de Convento, parroquia rural de Chone, yacía ayer la osamenta de una vaca, en el sitio La Lira. Luis Bravo dijo que el animal falleció hace dos semanas "por culpa de la seca". No comió pasto y ese fue el fatal resultado.
El escenario es desolador, un hedor nauseabundo invade el entorno y complementan el paisaje vastas extensiones de laderas secas, donde las vacas pugnan por comer pasto verde que nunca llegan a encontrar. Bravo miró los huesos y recordó que la semoviente padeció de hambre, situación que junto a su avanzada edad le complicó la salud.
Metros adelante, en el sitio El Edén, más vacas sufren su infierno. A Marcos Mendoza en la última semana se le murieron cinco vacas y dos están agónicas.
Mientras, en el cielo, decenas de gallinazos sobrevolaban los alrededores.
Mendoza alimenta a las 100 reses que comparte con hijos y nietos con tallo de guineo y melaza, pero eso no basta.
Las vacas necesitan sobre manera pasto fresco para rendir. Este ganadero producía dos quintales de queso a diario; ahora, apenas 10 libras.
Cerca de ahí, en el sitio Las Marías, Gaspar Zambrano mostraba al equipo de El Diario a una vaca echada desde hace un mes. "No hay que darle de comer", comentó. Ella ya no se levanta, con las costillas en alto relieve espera acostada la muerte.
Por lo menos 70 vacas han muerto de inanición en el entorno de La Unión, La Redonda, Mono y los sitios antes nombrados. La mayoría ha sido sepultada.

Esta cruda realidad no la vio el presidente Rafael Correa, ayer durante la visita a Chone, en la cual se dijo quería auscultar que tanto afectaba la sequía a la provincia.

Visita histórica

La vida cotidiana de la parroquia chonense de Boyacá, de casi 4.000 habitantes, es tranquila y sin sobresaltos. Pero ayer salieron de la rutina.
Era la primera vez en sus 89 años de vida parroquial que un Presidente de la República la visitaba.
Justo a la 09h10 aterrizó el helicóptero que trasladaba a Correa, decenas de personas, entre ellas los estudiantes del colegio Juan Cruz Aizprúa corrieron a recibirlo a la cancha de fútbol aledaña al subcentro de salud.
Correa les habló en el parque central de implementar albarradas y pozos para calmar la sed; por lo pronto, les dejó mil bidones de agua.
Luego viajó a San Antonio, donde el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) abastece de 1.426 raciones alimenticias. La titular de esta cartera, María de los Ángeles Duarte, junto a Correa, realizaron una entrega simbólica a cuatro beneficiarios.
En ambas parroquias, Correa al referirse de la falta de lluvias, enfatizó que él no hace milagros; mientras, en Convento, Marcos Mendoza mirando al cielo sentenció: "El único que sabe que será de nosotros es Dios".
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala