Actualizado hace: 6 horas 24 minutos
Colinas
La agricultura y las construcciones ganan terreno en las colinas

Freddy Arteaga, morador del Florón 7, está preocupado porque varias hectáreas de colinas han sido deforestadas por agricultores para poder sembrar en el invierno.

Martes 17 Noviembre 2009 | 20:57

Por ello decidió denunciar el hecho a las autoridades municipales para que detengan la agresión. Y así se dio, luego de que técnicos del cabildo junto a la Policía Ambiental acudieron al lugar; sin embargo, el daño ya estaba hecho.
Este es un claro ejemplo de la deforestación que sufren las colinas de Portoviejo. A esto se suman otros factores como la construcción de viviendas por parte de personas de escasos recursos económicos, que han encontrado en las colinas su refugio, pero sin tomar en cuenta los altos riesgos que corren.
El Diario realizó un recorrido por las partes altas de la ciudad y pudo corroborar esta realidad. En la colina central de Andrés de Vera, por ejemplo, estaban Sergio Burgos y Teodoro Pinargote, dos agricultores que quemaban la tierra para sembrar. Ellos alegaron que es el único sustento que tienen para vivir y que estaban conscientes del daño ambiental que provocan.
Lo mismo ocurre en El Florón, en Cimarrón, El Paraíso y en menor proporción en las otras colinas, donde se observa desde lejos los grandes parches o huecos en la vegetación, que son los desmontes para sembríos.  Isidro Moreira, habitante de El Florón 2, indicó que es lamentable lo que sucede y más aún por el escaso control de las autoridades. “Entre 30 familias hemos reforestado varias hectáreas de las colinas, pero nuevamente comenzaron los desmontes, por lo que sentimos que nuestros esfuerzos son en vano”, agregó.

Riesgo
Otra realidad es el riesgo en que se han convertido las colinas para quienes las habitan.
Esto se da, por ejemplo, en la ciudadela Cevallos donde hay casas que están protegidas con muros de gaviones, que de a poco se van azolvando debido a que la tierra de las colinas cede. En otras zonas, en cambio, estos muros han sido tapados en su totalidad e inclusive hay casas encima de estos.
En el lugar vive Diana Intriago, quien perdió hace años su vivienda por un deslizamiento, ahora sólo espera un milagro para que no le vuelva a ocurrir lo mismo.
Similar situación sucede en las colinas San José de Andrés de Vera. Allí hubo un deslave en 1998, pero eso no ha sido obstáculo para que se hagan nuevas construcciones. Bélgica García recientemente hizo su casa de caña y madera. Explicó que no tiene dónde más vivir y que sólo se encomienda a Dios para que la proteja. Como ella 1.114 familias en Portoviejo viven en situación de riesgo, debido a la deforestación que han venido sufriendo las colinas.

En invierno
Se considera que el invierno es la mejor oportunidad que tiene Portoviejo  para reforestar las colinas, a las que se considera como bosque seco tropical.
Sin embargo, la Municipalidad no tiene un plan específico para este propósito, aunque el concejal Cruz Mera, quien preside la comisión de Medio Ambiente, aseguró que es una de las prioridades del cabildo y que buscarán los mecanismos  para cumplirlo. “Sabemos que es una tarea ardua, pero vamos a necesitar la colaboración de la comunidad si queremos conseguirlo”, agregó el edil.
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala