Actualizado hace: 4 horas 12 minutos
Nacionales
La central de Paute, en estado crítico, acompasa los apagones en Ecuador

La central hidroeléctrica de Paute, en el sur de Ecuador, principal fuente energética del país, registra un caudal de agua de nivel alarmantemente bajo que, testigo de la sequía que azota a la región, justifica los continuos apagones que sufren los habitantes de esta nación andina desde el pasado jueves.

Miércoles 11 Noviembre 2009 | 09:34

En la presa que detiene el río Paute, uno de los más caudalosos de Ecuador, bajo un cielo nublado que no se atrevió a descargar, la cota de agua marcó ayer 1.968 metros sobre el nivel del mar, cuando la marca habitual es de 1.991 metros y la mínima, antes de llegar al caos, se sitúa en 1.965.
Esta central, construida hace 25 años, abastece aproximadamente el 40 por ciento del total de energía eléctrica que demanda el país, y funciona con 10 turbinas que ofrecen en total una potencia de 1.000 megavatios.
Pero actualmente operan sólo dos turbinas que no pueden garantizar una potencia superior a los 200 megavatios en total.
"Nunca había visto esto tan vacío", coincidieron algunos ingenieros y empleados que acompañaron a la prensa en un rápido recorrido por las instalaciones de la central, de propiedad estatal.
Con los niveles de potencia normales, Paute puede llegar a ofrecer 20.000 megavatios de energía eléctrica por hora, y ahora apenas alcanza un servicio de 4.000 o 5.000 megavatios, una oferta tan seca como el clima, que tocaría lluvioso por esta época del año en Ecuador.
En septiembre, el país ya empezó a preocuparse con la ausencia de precipitaciones, un mes tradicionalmente húmedo en esa latitud, y aumentó la inquietud cuando la situación se mantuvo en octubre.
El pasado jueves vino la sorpresa de los apagones eléctricos a nivel nacional sin previo aviso del Ejecutivo, que ha pedido conciencia y ahorro de energía a la ciudadanía, a la vez que busca soluciones para paliar la crisis energética.
Unos pocos kilómetros antes de llegar a Paute, las obras de la nueva presa de Mazar avanzan para "incrementar la generación de energía en la central de Paute".
Así lo explicó el presidente del directorio del Consejo Nacional de Electricidad (Conelec), Fernando Izquierdo, quien advirtió, no obstante, que los beneficios que aportaría Mazar empezarán a darse en abril del próximo año.
Pese a que las previsiones apuntan que la sequía "avanzaría hasta el mes de diciembre" del presente año, un optimista Izquierdo aseguró que la próxima semana "las expectativas son de mejora" en el abastecimiento energético del país, aunque invitó a la población al ahorro de energía.
Por ello, pronostica que los actuales racionamientos de electricidad, de unas cuatro horas diarias por sectores, podría reducirse a la mitad desde la próxima semana.
Un factor importante en las expectativas de mejora es el preacuerdo con Perú, que prevé vender a Ecuador un servicio aproximado de 1.200 megavatios por hora, que se aplicarán en la provincia ecuatoriana de El Oro (sur), desde el norte peruano, según explicó el funcionario.
La contribución de Colombia quedaría en un segundo plano, pues en ese país tampoco llueve, y en el mejor de los casos los vecinos del norte podrían ofrecer a Ecuador unos 450 megavatios de energía eléctrica por hora.
Los ecuatorianos, de momento, buscan sus propias soluciones, con generadores eléctricos quienes pueden, ahorro energético los más voluntariosos, y algunos con otras iniciativas menos convencionales.
Así, en los alrededores de Paute se divisaban esporádicas columnas de humo provocadas por campesinos, que queman algunos matorrales con la esperanza de crear nubes que culminen en las esperadas lluvias.
Y es que el agua parece ser la verdadera solución, y encomendarse a las bondades de la naturaleza y al buen comportamiento climático es la esperanza en Ecuador.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala