Actualizado hace: 14 minutos
Salud
El trabajar con productos avícolas está asociado con ciertos cánceres

Las personas que trabajan en la producción avícola estarían especialmente expuestas al riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer, reveló un estudio que apunta a los virus que transmiten las aves.

Martes 10 Noviembre 2009 | 11:02

Las personas que trabajan en la producción avícola estarían especialmente expuestas al riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer, reveló un estudio que apunta a los virus que transmiten las aves.
Los resultados surgen de una estrategia en curso para identificar enfermedades laborales en los 250 mil  trabajadores de la producción avícola en Estados Unidos.
Se obtuvieron tasas más altas de lo esperado en el caso del cáncer de senos paranasales, boca y sangre, como así también otras enfermedades, en empleados de plantas de producción avícola.
El equipo dijo que los virus causantes de cáncer y que se transmiten durante la manipulación y matanza de pollos y pavos, como así también los factores ambientales, como la exposición a los humos generados en el embalaje, ahumado y cocción de la carne, y otros aspectos de la producción serían los responsables del aumento de la tasa de enfermedad.
Algunos virus aviarios están en los huevos. Y dado que muchas vacunas se incuban en huevos de gallina, también se hallaron virus en las reservas de vacunas, en especial, contra el sarampión, las paperas y la fiebre amarilla.
Pero los científicos no hallaron signos de que la presencia de esos virus fuera nociva para las personas.
Aun así, "esas observaciones tienen consecuencias graves para la salud pública y recuerda la necesidad urgente de hacer estudios en seres humanos con alta exposición a virus (oncogénicos) aviarios, como (los que participan en) la matanza de aves y procesamiento", escribió el equipo en la revista Cancer Causes & Control.
El autor principal, Eric Johnson, epidemiólogo del Centro de Ciencias de la Salud de la University of North Texas, dijo que los virus no son riesgosos para los consumidores de aves y derivados adecuadamente cocidos, incluidos los huevos.
Pero comer ave o huevos crudos o cocidos insuficientemente o manipular carne cruda podría ser peligroso, dijo Johnson a Reuters Health.
El estudio comparó la mortalidad por cáncer en 2.580 miembros del sindicato de faenadores en Baltimore que habían trabajado únicamente en seis plantas de procesamiento avícola en Maryland, entre 1954 y 1979. En el 2003, 790 habían muerto y el equipo pudo determinar la causa de deceso en 756 empleados.
De esas 756 muertes, 187 fueron por cáncer. Aunque la tasa total de mortalidad por cáncer no fue inusualmente elevada, la tasa de mortalidad fue mucho más alta: de 3,5 a casi 9 veces más alta para varios tipos de cánceres, incluido el de amígdalas, cavidad nasal y senos paranasales y uno de sangre llamado mielofibrosis.
Las tasas de mortalidad por ciertos cánceres, incluidos el de lengua, de hígado y de esófago, también fueron más altas en varios grupos de trabajadores.
Para ciertos cánceres, los riesgos aumentaron según el sexo o la etnia de los trabajadores. Esas diferencias reflejarían divisiones del trabajo en las plantas avícolas, donde a hombres y mujeres, y a blancos y negros, se les atribuyeron históricamente distintas actividades.
Richard Lobb, vocero del grupo industrial denominado Consejo Nacional del Pollo, desestimó el estudio al considerarlo "una pieza asombrosa" de la investigación sesgada.
Lobb dijo que los autores no tuvieron en cuenta los riesgos de cáncer que implican el tabaquismo y el consumo de alcohol en los trabajadores.
Asimismo, "sugerir que los pollos crudos son portadores de virus causantes de cáncer en seres humanos es pura suposición sin soporte científico", dijo a Reuters Health.
Johnson admitió que la incapacidad del estudio de registrar los efectos del consumo de tabaco y alcohol fue una limitación. Pero dijo que otros estudios habían demostrado que los trabajadores de las industrias avícolas y de las carnes rojas tienen probabilidades superiores a las de la población general de desarrollar cáncer, aún tras tener en cuenta el tabaquismo.
Es más: fumar y beber alcohol no estuvieron asociados con la aparición de los cánceres de la sangre, que serían más comunes en los trabajadores avícolas en el nuevo estudio.
Asimismo, dijo Johnson, la relación entre los virus aviarios y el cáncer en animales está demostrada.
"Lo supimos por años. Nunca habíamos obtenido la evidencia en seres humanos. Eso es lo que estamos aportando por primera vez", manifestó el investigador.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala