Actualizado hace: 47 minutos
Para recordar a Difuntos
La nueva cultura de la muerte llega a España

Más allá de las tradicionales flores, nuevos conceptos como el "ecofuneral" o los "perfiles virtuales" están adaptándolas a una nueva cultura de la muerte.

Domingo 01 Noviembre 2009 | 15:10

A pesar de la crisis, los cementerios de toda España recibieron hoy cientos de arreglos florales con los que adornar las tumbas de los fallecidos, en un continuo ir y venir de personas quizá no tan abundante como en años anteriores.

Los cambios en los estilos de vida han propiciado un nuevo concepto de la muerte, que se reinventa y se adapta a la sociedad actual, mucho más heterogénea, en la que los ritos paganos, como la tradición anglosajona de Hallowwen, van ganando terreno a las costumbres religiosas.

Por eso, las incineraciones o las ceremonias laicas han aumentado considerablemente en el último año en España, y ya son algo habitual en ciudades como Barcelona, en cuyos principales cementerios hoy se pudo oír música clásica en directo o realizar una visita guiada por las sepulturas más destacadas.

En el sur, donde siguen siendo fieles a las costumbres, se prevé que entre hoy y mañana, Día de Difuntos, las floristerías acumulen ventas similares a las que registraron en 2008, aunque "quizá los encargos sean más económicos debido a la crisis".

La puntualización la realizó a Efe María Castillo, presidenta de la Asociación Provincial de Flores y Plantas de Granada, quien señaló también que los claveles, las margaritas y los gladiolos siguen siendo las flores más vendidas, junto a los lirios, las rosas y las gerberas.

Quizá alguna de esas especies haya viajado a España desde Colombia y Ecuador, ya que hace dos semanas llegaron al aeropuerto madrileño de Barajas más de 70.000 kilos de flores procedentes de Bogotá y Quito.

Desde Latinoamérica han llegado a España también los ritos y tradiciones con los que los inmigrantes recuerdan desde la lejanía a sus difuntos.

Cada vez es más habitual, por ejemplo, ver en cualquier ciudad la silueta de los altares mexicanos, repletos de flores, velas y pequeñas calaveras, elevándose hacia el cielo en homenaje a alguno de sus más célebres fallecidos, como la pintora Frida Kalho o el ex presidente Lázaro Cárdenas.

Los ecuatorianos, sin embargo, conmemoran a sus difuntos elaborando platos típicos como colada morada y guaguas de pan, fríjoles o arroz, que ya se pueden adquirir en muchos establecimientos junto a los tradicionales "huesos de santo" españoles.

Poder saborear la rica gastronomía de aquí y de allá surgida en torno a la celebración del Día de Todos los Santos es lo único imposible de hacer, de momento, a través de Internet.

El éxito de las redes sociales como Facebook ha llevado a sus creadores a ofrecer a sus usuarios la posibilidad de crear "un perfil" con los datos del fallecido, un espacio virtual "in memoriam", al que sólo pueden tener acceso sus familiares y amigos.

La red también simplifica la publicación de esquelas en un periódico, y un ejemplo de ello es la página www.todoesquelas.com, que permite al internauta comprar espacios en prensa y diseñar en cuatro pasos su propio aviso.

A la moda de Internet se han unido también los cementerios españoles, como el de Torrero, en Zaragoza, que hizo coincidir con el día de hoy el estreno de su sitio web, un portal en el que se puede tramitar lo necesario para un entierro, acceder a la historia del camposanto o solicitar visitas guiadas, entre otras opciones.

Y para los más ecologistas existen ya urnas de sal, arena o gelatina, coches fúnebres eléctricos o ataúdes biodegradables, últimas incorporaciones del sector funerario.

Los cementerios también se adaptan a este nuevo concepto y España acogerá pronto el primer "camposanto natural", un espacio cada vez más común en otros países europeos, en el que se ofrecen enterramientos de cenizas al pie de un árbol que lleva el nombre del difunto.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala