Actualizado hace: 2 horas 13 minutos
Nacionales
Salud bajó la guardia ante el AH1N1

Los altoparlantes de salida internacional del aeropuerto Mariscal Sucre de Quito, anunciaban ayer que el vuelo 079 desde Bogotá-Colombia estaba por llegar.

Martes 27 Octubre 2009 | 20:51

Cerca de las 10:20, los pasajeros comenzaron a salir y nadie llevaba mascarillas de protección, como sucedía hace cinco meses cuando se hallaron los primeros casos de gripe AH1N1 en el país.
 

32 000 dólares
costaron los equipos de detección de temperatura que compró Salud.

En el interior tampoco funciona el servicio de vigilancia que se instaló en esos días. El lunes 25 de mayo comenzó a funcionar una cámara térmica para detectar la temperatura de los pacientes.  

Ese aparato por el cual el Ministerio de Salud pagó USD 32 000 (se adquirieron dos) tampoco está operativo. 
Personal que antes hacía el control, ayer señaló  que el puesto se levantó hace un mes, pero en el Ministerio no dieron mayores explicaciones.

Quien sí habló fue el epidemiólogo de la Dirección de Salud de Pichincha, Efraín Argüello, quien señaló que luego de declararse la pandemia, el país pasó de la etapa de contención a la de mitigación. “Ya no tiene tanto sentido tener en el aeropuerto un punto de vigilancia de la gripe”, sentenció.       

En el lugar donde estaba el aparato, ahora se encuentran sillas azules para los pasajeros. “No me han hecho pruebas ni preguntado nada”, dijo el  colombiano John Suárez, quien ayer arribó en uno de los vuelos de la mañana.

Similar comentario fue generalizado y también se repitió en Arribo nacional. Cerca de las 10:00 llegó un vuelo de Guayaquil. Allí, Marcia Vélez y Fernanda   Montalvo dijeron que ya no existe control alguno. “Esto parece que fue solo para un momento, ahora ya no hay nada”, señaló Montalvo.

En una anterior entrevista, el subsecretario de Protección Social del Ministerio de Salud, John Cuenca, dijo que no se bajó la guardia y que se prepara una  campaña masiva de prevención para el país. Pero las páginas web del Ministerio de Salud y del hospital Eugenio Espejo esta vez tienen espacios reducidos para la gripe.  

Datos que hasta ayer estaban publicados en la página del Ministerio de Salud señalaban que existen 70 muertes y  más de 2 000 casos confirmados. Por ello, el médico neumólogo, Jaime Montalvo, pidió a las autoridades de Salud que sigan con las medidas de seguridad, “más aún cuando viene el invierno y los virus pueden reactivarse”.

El especialista hace relación a que con el frío, las defensas  del organismo se reducen y este se vuelve más proclive a ser afectado por la gripe. “En Estados Unidos se empezó a vacunar y deberían hacer lo mismo acá”. En ese país incluso se declaró emergencia sanitaria para impedir la propagación del virus.

En el hospital Eugenio Espejo tampoco nadie utiliza mascarillas. Incluso el sexto piso donde están internados los pacientes confirmados en el momento ya no está aislado.  

La gruesa puerta que daba a la sala de espera está abierta y puede ingresar la gente. El director de este centro asistencial, Álex Camacho, explicó que al interior de neumología existe presión negativa, es decir, que hay aire continuo para que no se presenten problemas. “Si antes sellamos las puertas principales era porque había muchos familiares que llegaban al lugar”, explicó. 

En medio de estas medidas preventivas menos rígidas, en el Ministerio de Salud tampoco se sabe cuándo llegarán las primeras vacunas contra el AH1N1.  Personal del Ministerio de Salud que trabaja en este tema indicó que no tienen información. 

Montalvo pidió que las autoridades comiencen con una campaña de vacunación contra la influenza común y el AH1N1. 

En el centro de salud número 1 (centro de Quito) el problema es la falta de espacio físico. En el ingreso principal se instaló un pequeño espacio para atender, pero los pacientes tampoco usan mascarillas. Argüello aseguró que los médicos de los centros y subcentros de salud están capacitados para guiar a los pacientes. 

Esta versión se dio pese a que la primera queja en los dispensarios es que no existen médicos suficientes para atender a la gente que llega con algún síntoma gripal. En el centro de salud de Guamaní (sur de Quito) ayer siguieron las largas filas y una sola doctora estaba destinada para el área. 

Solamente al hospital Eugenio Espejo, de Quito, diariamente acuden al menos 100 personas al servicio de AH1N1. Los picos más altos se dieron hace dos meses cuando se atendieron hasta 800 personas todos los días.

Cristian Peláez, médico encargado del servicio del AH1N1, teme que por las lluvias se repita el panorama. La mañana de ayer, al menos 50 personas esperaban en las sillas y el principal problema que aquejan los pacientes es la demora en la atención. Por cada uno se demora hasta 45 minutos y eso molesta, especialmente cuando llegan con temperatura.

La gripe en el mundo

Canadá se aseguró 200 000 dosis de la vacuna contra la gripe AH1N1 del laboratorio australiano CSL Ltd, una medida que permitirá vacunar antes de lo previsto a las mujeres embarazadas, señaló ayer el Ministerio de Salud.

Autoridades sanitarias de México rechazaron ayer que los hospitales del sistema gubernamental de salud estén sobresaturados por la nueva oleada de epidemia de gripe AH1N1 que afecta al país. México, con 107 millones de habitantes y epicentro de la enfermedad durante la primavera boreal, ha registrado 271 muertos por el virus.

Pese a las enormes filas y los suministros limitados de vacuna contra la gripe A H1N1, los esfuerzos contra la enfermedad no se están realizando demasiado tarde, señaló ayer la Secretaría de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. 

Fuente: El Comerci o

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala