Actualizado hace: 3 horas 28 minutos
La Marea
Más allá de la sobreprotección

¡¡No toques eso!!.. ¡¡Ten cuidado que te harás daño!!, dos frases que suelen repetir a menudo más de un padre, especialmente los sobreprotectores.

Lunes 12 Octubre 2009 | 16:25

Cuando los progenitores consienten sin medirse a sus hijos, los resultados que vendrán después serán; hijos demasiados tímidos  o muy dependientes.
Maria Alvarez, orientadora dijo que a los hijos no se los debe dejar hacer todo lo que deseen, caso contrario se estaría contribuyendo para que se vuelvan malcriados y rebeldes.
La sobreprotección excesiva además afecta al crecimiento intelectual y psicológico de del hijo, ayudando a que esté se vuelva en un hombre machista en la vida adulta, señaló Álvarez.

 amor y mano dura.De la misma forma que se les da a amor a los hijos hay que ir preparándolos a no depender de los padres y el momento más oportuno para hacer esto es en la niñez, afirmó la orientadora.
Al infante se le debe asignar tareas, dependiendo de la edad, no importa que se equivoque, lo más importante es que vaya asumiendo responsabilidades, que contribuirán para hacerlo una persona responsable.

 Comunicarse. La comunicación es un factor importante que no deben perder de vista los padres.
Hay que saber llegar a los hijos sin la necesidad de golpes y gritos.    
Los padres además de ser quienes le den la vida a sus hijos deben ser amigos de ellos, entender que si fallan son seres humanos y lo más importante que cuando estos han dado un paso en falso siempre estarán allí para reanimarlos.

 

Redacción: La Marea

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala