Actualizado hace: 34 minutos
Portoviejo
Por protesta se pierden las clases y la clientela

El local tiene como nombre K Full, pero ayer permanecía completamente vacío.

Martes 29 Septiembre 2009 | 21:30

itle>

Katty Sornoza, su propietaria, miraba cómo estudiantes, a pocos metros de este local ubicado en la avenida Universitaria, lanzaban piedras contra un piquete de policías, y éstos, en sus motos, correteaban a los primeros, que se refugiaban en el interior de la Universidad Técnica de Manabí (UTM), apelando a la "soberanía universitaria".

Eran las 10h48 y había mucha gente fuera del restaurante, pero ninguno entró, sólo mesas, sillas, Sornoza y María Baque se encontraban dentro. Todas estas personas estaban de curiosas y se ponían en buen recaudo o decidían retirarse de ahí cuando los policías comenzaban a lanzar bombas lacrimógenas, todas al interior de la UTM. El viento atraía el gas hacia los locales comerciales y alejaba a los clientes.

No obstante, los clientes ya están alejados. Sornoza dijo que ha tenido una ausencia de comensales del 80 por ciento es estos días, y ayer fue del 100, enfatizó.

Gloria Cedeño también se lamenta, mientras saca de vez en cuando su cabeza por el portón casi cerrado del restaurante Universitario, del cual es la dueña. Aseveró que siempre tiene lista comida, pero se le pierde por no poder venderla, igual los manteles y mesas quedan llenos de hollín por la quema de llantas.

Ellas igual mantienen abiertos los locales, otros, los prefieren mantener cerrados, sea el caso de los bares Farrero y Zona Cero.

De repente, Cedeño cerró el portón. Un grupo de policías se había ubicado frente al restaurante y los estudiantes, desde el interior de la UTM, le lanzaba piedras. En un local de cabinas telefónicas se vio a alguien cerrar presuroso una puerta metálica, aunque no prestaba servicio.

Donde sí había atención era en el ciber Kamaleón. Roberto Mera, uno de los operadores, mencionó que hasta cinco clientes han llegado a usar internet, cuando a diario se llenan los 24 cubículos que tienen. Afuera, Víctor Moreira al ver "volar" las piedras se subió a su taxi y se fue veloz. Siempre hace 15 carreras al día; ayer, por la protesta, ninguna.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala