Actualizado hace: 3 horas 49 minutos
Portoviejo
En Portoviejo ya se viven las fiestas de la Merced

Un coro cantando en el altar, mientras en el centro del templo responden con aplausos, aparecen globos celestes y blancos y la fuerza juvenil se hace sentir de verdad.

Miércoles 23 Septiembre 2009 | 11:20

En vísperas de la fiesta de la Merced, era justamente la hora del colegio María de la Merced de Portoviejo el que participaba, con sus estudiantes entusiasmados y vivando a la Virgen.
Bajo la mirada comprensiva de la Patrona y casi en en ingreso a la iglesia, un chico besa a su novia y a su lado la amiga solitaria seguramente eleva una oración para encontrar a alguien que la abrace en las próximas festividades.
Desde su lugar, el sacerdote que está celebrando la misa de media mañana les pide a los alumnos del colegio -y a toda la gente en general- que "nunca olviden que la Virgen es la Madre de todos".

Dichos del corazón
Hay quienes se quedan en la superficie y creen que esas multitudes le hacen peticiones a una imagen que no les puede responder. Pero los miles y miles que están seguros de que hay algo más, esos sí disfrutan y se alegran cada año cuando llega esta celebración.
Uno de los que celebran es Wilfrido Loor, el dueño de Calzados Mariner, sobre la calle Chile. Si uno le pregunta por qué organiza un espectáculo cada 24 de septiembre en el que actúan artistas y al que asisten cientos y aún miles de personas, dirá siempre lo mismo: lo mueve su gran devoción a la Virgen de la Merced. No sólo porque le ayuda en su trabajo, sino porque seguramente le hace favores que difícilmente él mismo pueda explicar. El próximo año, Wilfrido celebrará algo muy especial también: veinticinco años realizando el espectáculo para la Señora frente al Mariner.
Herlinda Loor, quien desde hace años también está encargada de coordinar el vestuario de la sagrada imagen, cuenta de las calamidades que surcan la historia y en las que la Virgen ha intervenido. Y refiere de un gran incendio, que consumía casas en Portoviejo. Llevaron la imagen, y a su paso las llamas se apaciguaban. Por eso su frase, que se convierte en un estandarte: "¿Cómo no vamos a querer a una Madre como ella?"

Con fuerza juvenil
Un buen grupo de estudiantes del colegio María de la Merced está cantando mientras la gente se despide, ya terminada la misa.
¿Qué sienten en estas fiestas de la Patrona también del colegio?
"Es algo importante para nosotras, nos gusta cantar a la Virgen", dice Marcela Rivadeneira, del sexto curso B. Y a su lado, su compañera  Jenny Cando asegura que todo esto les ayuda "a aumentar nuestra fe en la Virgen". Y destacan la novena que se realiza año a año en el colegio.
Una anciana sale en su silla de ruedas ayudada por un familiar, con una sonrisa dibujada en su rostro.
La potencia que transmite tanta juventud reunida parece imprimirle nuevas fuerzas.

 

Redacción: Vida
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala