Actualizado hace: 12 minutos
Patty Bravo Alarcón
Ctrl+Z

Al igual que otros atajos está visualizado para traer facilidades y ahorro de tiempo a los usuarios digitales. Y a diferencia de la vida real, éste permite retroceder, digamos corregir alguna maniobra. Me imagino si fuera posible aplicarlo en nuestra vida diaria, en aquellos momentos en que humanamente damos algún mal clic. Qué fácil sería, entonces, equivocarse una y otra vez, sabiendo que sólo será cuestión de aplicar retroceder y … todo como antes, aquí no pasó nada.

Jueves 17 Septiembre 2009 | 19:43

Llegando entonces al “que hubiera sido si”… sumergiéndonos en un mar de ideas y posibilidades que tuvimos frente en algún momento, pero ya no, y que muchas veces dejan de ser un pensamiento y llegan a afectar nuestra vida, pues toman forma de frustración. Más aún cuando tenemos cerca personas que no dejan de recordarlo, seguramente porque no han aplicado el “errar es de humanos”, al menos no en el resto pero si muy seguramente en sí mismos. Esto es una verdad tan latente, tan cierta, tan ambigua. Por una parte sabemos que es propio de nuestra naturaleza el tropezar, y por otra que es tan condenado; muchas veces vivimos con el miedo de no hacer las cosas correctamente y, ojo, conceptuamos tan poco esto que no sabemos a quién buscamos agradar. Prácticamente nos encerramos en un mundo propio, el cual no permite entrada o salida alguna, llegando incluso a caer en la mediocridad. No digo que salgamos a equivocarnos, sino a tratar, a arriesgarse, siempre creyendo en uno mismo. Y si nos caemos, por favor, levantémonos; Dios nos da diariamente oportunidades, desde el despertar mismo. Busquemos cambiar nuestro entorno, creando, manifestándonos y, por supuesto, aplicándolo, no sólo en nosotros sino en los demás; pues no estamos solos en el mundo, todos tenemos derecho a intentar, a probar, a acertar, a equivocarnos, a creer, pero nadie más que Dios tiene derecho a juzgar. Escribiendo esta nota apliqué algunas veces el ctrl+z, y me fue muy útil; pero luego de pensar tanto en este tema llegué a la conclusión de que no lo quisiera aplicar en mi vida, pues si me he equivocado, he aprendido y ahora es experiencia; el verdadero error hubiera sido quedarme en mi esfera de cristal y no conocer tantas cosas buenas y lindas que el Señor puso en mi camino, precisamente por haberme arriesgado.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala