Actualizado hace: 3 minutos
Gonzalo Medina Calderón
Alfaro hats

Con este título la última revista Gestión, en un artículo de la autoría de Leysa Sánchez, da a conocer el hecho de la creación, en la ciudad de Cuenca, de una empresa del mismo nombre del título de este artículo, “ Panamá Hats”, y que abarca a las provincias del Azuay y Cañar, con la finalidad de promover la exportación del sombrero de paja toquilla que se manufactura en esa región con el auspicio de empresarios de Cuenca y Cañar, de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y a través del proyecto red productiva, efectuado por Caracas Corporación y apoyado por la corporación de Provincias de Exportación e Importaciones.

Jueves 17 Septiembre 2009 | 19:40

Manabí es otra provincia del Ecuador que, al igual que el Azuay, históricamente es productora de sombreros de paja toquilla de calidad, el mal llamado Panamá hat, artesanía exquisita que ha estado presente desde fines del siglo XIX y que fue conocida y utilizada durante el largo proceso de construcción del canal de Panamá, en que los norteamericanos se protegían de los inclementes rayos del sol del itsmo de Panamá, con la fresca sombra que proyectan estos útiles artilugios. Manos de la tejedora manabita al igual que las de las cuencanas son las que elaboran esta obra de arte, dándose en la primera tanta importancia e incidencia en el sentir popular, que hasta una conocida canción “La tejedora” le ha sublimizado en el pentagrama. Es de desear que los empresarios de Montecristi, Manta y Portoviejo, se unan a esta iniciativa y busquen formar parte de este “cluster” que tiene para ellos el comprometedor nombre de “Alfaro hats”, y logren así reactivar esta artesanía que al momento es más domestica y familiar. Cuando se asiste a la feria internacional de artesanías, que con motivo de las festividades novembrinas se realiza en la ciudad de Cuenca, uno puede admirar y constatar la habilidad innata del artesano ecuatoriano para toda clase de productos elaborados manualmente. Sin caer en patrioterismo ingenuos, se puede afirmar que el Ecuador está a la altura de cualquier país del mundo en esta actividad, falta tan solo mantener un impulso constante, buscar perfeccionarse y ponerse al día en cuanto a seguir las normas y reglas del exigente comercio internacional. Esperemos que los manabitas involucrados en la confección y venta del sombrero de paja toquilla se unan y sigan una iniciativa similar a los de las provincias citadas, en la búsqueda de su propio beneficio.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala