Actualizado hace: 4 horas
ECONOMÍA
Obreros combaten el desempleo
REUNIÓN Conversando, para distraer al desempleo, los obreros se entretienen mientras esperan a los clientes

A Carlos Alarcón le gusta ser “plomero”, lo prefiere a gasfitero. Hace 30 años llegó a la esquina de las calles Ricaurte y Córdova; se quedó allí con sus herramientas y en una oficina imaginaria recibe clientes

Jueves 17 Septiembre 2009 | 19:16

Si la salud lo permite, trabaja 363 días al año. Sólo hay dos ocasiones en que no labora: el día de la Virgen de la Merced (24 de septiembre) y el Viernes Santo. Llega desde la parroquia Andrés de Vera a esperar trabajo. En esa esquina ha visto muchas cosas, pero sobre todo se ha encontrado de frente con el desempleo. Prefiere trabajar todos los días, porque como está la situación económica no se puede dar el lujo de estar ocioso. Además la competencia está allí, acechándole los talones. Como él, allí se convocan los que no tienen un empleo fijo. Saben hacer casi de todo. Arreglan tuberías, realizan instalaciones eléctricas, ponen tablas en casas y hasta hacen mandados. Lo importante es generar algún recurso económico que les permita sobrevivir. Miles de portovejenses que requieren sus servicios saben que siempre están allí y los encuentran todo el día. Sus honorarios no son muy elevados, van desde los 5 dólares, el arreglo más leve, dijo Carlos Alarcón, quien ayer en la mañana había realizado un trabajo y al mediodía esperaba otra oportunidad para laborar. Experimentado Adolfo Moncayo tiene 50 años llegando a esa esquina con sus herramientas, dijo que a través de los años ha visto cómo más desempleados buscan una oportunidad que les permita ganarse unos dólares en el día aunque sea para la comida. Algunos empiezan como ayudantes de los experimentados y aprenden el oficio. Agregó que éstos se han incrementado en los últimos meses, así al lugar llegan hasta 60 "profesionales" de los arreglos. Entre ellos se tratan de ayudar, ya que aquí hay trabajo para todos, aunque los ingresos están por los 10 dólares al día. A ellos se los encuentra desde las 07h00 hasta las 18h00, aunque al mediodía desaparecen porque se van a almorzar. Luis Mendoza, quien ayer buscaba a uno de ellos para que le ayudara a reparar una gotera en el baño de su casa, aseguró que el trabajo de los gasfiteros de la calles es garantizado y los precios son cómodos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala