Actualizado hace: 22 minutos
SOCIEDAD
Jóvenes quieren ser policías
PROCESO Ramón Cárdenas pasa a su hijo Jorge Luis, de 18 años, alimentos para que soporte la espera de la evaluación, requisito previo a la compra de los prospectos para incribirse en el curso de formación de policías

Jesús Cárdenas, de 21 años y oriundo de Calceta, decidió dejar sus estudios de veterinaria en la Escuela Superior Politécnica de Manabí (ESPAM), de Bolívar, y probar suerte en las filas policiales.

Martes 15 Septiembre 2009 | 19:08

Desde el jueves llegó a las inmediaciones del Comando de Policía de Manabí, con asiento en Portoviejo, y junto a otras personas hizo la cola para esperar la venta de prospectos que empezó ayer. Cárdenas tenía el apoyo de su padre Ramón, quien le llevaba en tarrinas el almuerzo, la merienda, ropa y hasta agua para el aseo. Cuando necesitaba el baño le cuidaba el puesto. Se iba hasta la gasolinera del frente del Comando y lo prestaba. Su padre, un experimentado albañil, tiene la esperanza de que tener a un hijo en filas policiales los saque de la pobreza, contrario al ancestral oficio de hacer casas, que no les ha permitido una vida holgada, por eso apostó por dos opciones y su hijo, Jorge Luis, de 18 años, también hacía la fila. Como ellos más mil jóvenes ayer buscaban adquirir el prospecto. La posibilidad de un carrera en poco tiempo (un año) y un sueldo seguro genera en los jóvenes un marcado interés por estar en el lado del bien. En Portoviejo habían aspirantes de Esmeraldas, Pichincha y Manabí. Maura Bolaños, de 19 años, de Quito, dijo que estuvo haciendo cola en Tambillo (Pichincha) pero les dijeron que ya no había más cupos, entonces la noche del sábado viajó a Portoviejo y desde el domingo esperaba sentada. No había comido durante varias horas, pero dijo que “lo que quiero es ser policía y servir a mi patria”, aseguró. Para acceder a los prospectos los aspirantes deben pasar varias pruebas. Una de esas fue la estatura, ya que se buscan policías con tallas mínimas de 1,65 metros, en el caso de hombres, y 1,58 m. en mujeres. La edad va desde los 17 hasta los 24 años. Bolívar Ruiz, comandante de Manabí, señaló que luego viene la etapa de exámenes médicos, físicos y psicológicos que se realizan en los hospitales policiales de Quito y Guayaquil. Calculó que en un mes se revisen todas las carpetas. En el país hay unos 8.000 aspirantes y en las escuelas de formación policial acogerán a 2200 hombres y 400 mujeres de tropa.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala