Viernes 18 Abril 2014 | ACTUALIZADO HACE: 14 minutos
Partidos y movimientos políticos
Marcelo Farfán Intriago

Partidos y movimientos políticos

Miércoles 02 Septiembre 2009 | 17:47

El 26 de abril, fecha de los últimos comicios electorales en el Ecuador, dejaron de existir los partidos y movimientos políticos, según mandato de la Constitución, aunque muchos dirán que esto debió ocurrir después de la proclamación de los resulta dos, lo que a mi modo de ver es intrascendente porque éste último es solo un efecto de lo primero.

Dejaron de existir por cuanto el registro electoral dejó de tener validez y hoy los que quieren existir deben cumplir con los requisitos establecidos en el artículo 108 de la Constitución y los artículos 305 al 384 del nuevo Código de la Democracia. Los partidos tradicionales deberán presentar su estatuto adecuado a las disposiciones del nuevo Código de la Democracia un programa de gobierno, directivas provinciales elegidas por votación universal y secreta de sus afiliados debidamente empadronados, mínimas doce de las cuales dos deben ser de Pichincha y Guayas por ser las de mayor población. Lo atractivo de este proceso en que los partidos y movimientos tienen que reinscribirse, es que todos los que existieron y los nuevos por supuesto deben afiliar a los ciudadanos y reafiliar a los que ya tenían y entonces se sabrá a ciencia cierta cuántos tienen cada uno, evitando que inescrupulosos ciudadanos tengan varias afiliaciones políticas o que los partidos sigan siendo que tienen un número determinado de afiliados cuando en los procesos electorales no llegan ni al 25% de los que manifiestan tener. Los movimientos tienen también sus espacios y pueden existir local, regional o nacionalmente, aunque no comparto el hecho de que movimientos que tienen estructura nacional sigan siendo movimientos y no partidos políticos, lo que crea desventaja para los segundos porque seguirán satanizándolos con el remoquete de la partidocracia. Sin duda que la distinta manera de distribuir el fondo partidario permanente a los partidos y movimientos políticos en la Ley Electoral, que reemplazo a la Ley de Elecciones, también tiene connotaciones positivas por cuanto los recursos económicos son para actividades de capacitación, organización y no para campaña como solía ocurrir, a más de que no solo se quedará en la cúpula partidista sino que tiene que ser distribuida equitativamente para todas las directivas provinciales inscritas. Sin embargo, expreso mi preocupación si el Instituto de Investigación y Análisis político que habla la Ley Electoral difundirán de manera democrática, sin restricciones ideológicas toda la información necesaria para conocimiento de los ciudadanos, y no necesariamente solo la del movimiento gobiernista. Para que esto ocurra se necesita mucha imparcialidad de los miembros del Consejo Nacional Electoral que por lo menos en este último proceso al país entero le quedo debiendo demasiado con aquello. Las cosas buenas hay que reconocerlas y decirlas, así que esta es una de ellas y lo expreso frontalmente.

+ NOTICIAS

¡Hosanna!

| 04:00 Luego de dos mil años nos queda claro que la naturaleza humana no ha evolucionado como muchos piensan. Reflexionando un poco en esta Semana Santa me incliné a analizar el artículo 11 del Libro de San Marcos.

La promoción de lo nuestro

| 04:00 Con motivo de la Semana Santa, miles de ecuatorianos volverán a movilizarse, dentro o fuera de sus residencias habituales, para cumplir con sus costumbres religiosas o aprovechar el feriado de tres días reuniéndose con sus familiares o vacacionar.

La muerte de Jesucristo

| 04:00 Estamos celebrando un año más de la muerte de nuestro creador, Jesucristo, es increíble cómo Jesús dio la vida por nosotros y a muchos no les importa…, porque hacemos lo que él prácticamente no nos enseñó, no acatamos la Ley de Dios, más le desobedecemos, y no predicamos su palabra, y andamos de tumbo en tumbo haciendo lo que más nos convenga. Y eso no es así. Estamos celebrando la Semana Santa, cuando Jesús murió por todos nosotros en la cruz, tras ser golpeado y desgarrada su figura; pero la realidad que vivimos es otra en este mundo civilizado.

CAROL Y EL MANABITISMO

| 04:00 Una gran manabita, Carol Murillo Ruiz, acaba de ser nombrada por el gobierno nacional como representante cultural de Ecuador en nuestra Embajada en México.

El Diario por Manabí y la patria

Por: Hermes Bello Zambrano | 04:00 Tengo una frase muy sincera cuando un amigo cumple años y es desearle el doble o el triple de lo ya vivido; pero ahora, que El Diario, el otrora Diario Manabita, cumplió 80 años, debo anhelar que cumpla infinitamente, porque en el fondo de mi corazón no sé si felicitar a los que lo forjaron y lo desarrollaron o a nosotros por haber nacido y crecido con nuestro Diario Manabita.

El control de la contaminación ambiental

| 04:00 Sin mucho éxito, varios intentos se han realizado en diversos cantones manabitas para evitar las formas de contaminar el medio ambiente, tanto en la forma física como es arrojar basura en todos lados, dirigir las aguas negras al río, enviar material tóxico al mar, generar intenso ruido, etc.; cuanto la visual que la constituyen las propagandas pegadas sin control, los grandes rótulos, por ejemplo; o la que atenta a la respiración con la quema de basura y otros elementos que enrarecen el aire.

Apuntes sobre un turismo repelente

| 04:00 Compró su boleto desde temprano. El bus saldría por la noche. Su viaje iniciaba al mismo tiempo que su reproductor de música (había suficiente memoria para las ocho horas)...

Una ciudad para vivir

| 04:00 Esta frase debe convertirse en el supremo objetivo de todas las acciones municipales. Lograr que Portoviejo sea una ciudad para vivir implica eliminar todos los males que ahora la aquejan. Hay metas que cuestan dinero alcanzarlas, pero hay otras que sólo es cuestión de una inflexible aplicación de la ley. El ruido que sobrepasa los decibeles permitidos, por ejemplo, se lo puede combatir eficazmente aplicando la correspondiente ordenanza municipal.

¡Qué precio tan alto!

| 04:00 Sé bien que es imposible de evitar, pero cuánto deseo se alimenta por volver atrás el progreso y estacionarnos en el momento previo al nacimiento de esas máquinas infernales.