Jueves 24 Abril 2014 | ACTUALIZADO HACE: 32 minutos
EL perenne recuerdo de un hijo dilecto de jipijapa

COLEGIO El colegio Alejo Lascano, de Jipijapa, lleva orgullosamente el nombre de este médico

Foto:
conmemoración

EL perenne recuerdo de un hijo dilecto de jipijapa

Viernes 17 Julio 2009 | 16:34

Con una sesión solemne el colegio nacional Alejo Lascano celebrará hoy, a las 09h00, los 169 años del natalicio de su ilustre patrono, el doctor Alejo Lascano Bahamonde, y los 65 de fundación del plantel.

Lascano fue uno de los médicos ecuatorianos más notables que prestigió a la patria, nació en Jipijapa el 17 de julio de 1840, fue hijo de José Francisco Lascano de la Hoz y de Josefa Bahamonde y Garcés, ambos guayaquileños. Los padres de Lascano, al ver que el niño demostraba una precoz inteligencia, decidieron trasladarse a Guayaquil para que su hijo realizara sus estudios primarios con el preceptor Camilo Echanique, y la secundaria en el colegio nacional San Vicente del Guayas. Estos estudios los concluyó en Quito, donde obtuvo el bachillerato en Filosofía, en 1856. Como Alejo demostraba vocación por la medicina fue enviado por sus padres a Francia en 1857, e ingresó a la Escuela de Medicina de la Sorbona en París, primer centro científico del mundo, donde fue alumno de los más renombrados sabios que trabajaban activamente en los avances científicos. Entre ellos se recuerda los nombres de Dujardin Beaumetz, Jacques Martin Charcot, célebre por los trabajos sobre el sistema nervioso, fundador del museo anatomopatológico de la Salpétriere y que curaba con hipnosis. Además, el fisiólogo Claude Bernard, el microbiólogo Louis Pasteur, el químico Marcelín Berhelot y el anatomista L. Testut. Profesional distinguido En sus estudios en Francia se distinguió como alumno externo e interno de los hospitales, a cuyos puestos entró por oposición y méritos, y su internado lo hizo en la clínica Laugier de París. Para la obtención del título de médico se presentó ante lo más lúcido de la Facultad de Medicina, y sus maestros aprobaron por unanimidad con las mejores calificaciones sus exámenes. Como feliz coincidencia era el 17 de julio de 1864, día en que cumplía 24 años. Regresó al Ecuador, y el 18 de julio de 1866 se incorporó a la Universidad Central de Quito, donde rindió sus exámenes que fueron precedidos de brillantes ejecutorias, demostrando amplia versación y conocimientos adquiridos en el viejo continente. El presidente Gabriel García Moreno lo nombró en 1869 médico vitalicio del hospital civil de Guayaquil, donde se estableció definitivamente para ejercer la profesión. Lascano dio gran impulso a la institución y con el apoyo económico de doña Jesús Pereira de Galecio estableció una maternidad y dotó de medicinas la botica. Por sus profundos conocimientos en medicina y cirugía, se convirtió en el médico más solicitado y de mayor prestigio en Guayaquil. SIEMPRE VIAJABA A JIPIJApa En los inviernos viajaba a Jipijapa, donde instalaba un consultorio gratuito en la quinta La Talía, de su tía Cruz Bahamonde, y allí acudía mucha gente. seis décadas de servicio Falleció el 3 de diciembre de 1904, víctima de una neoplasia gástrica, tras 64 años de servicio a los demás, y fue asistido por su antiguo alumno, Alfredo Valenzuela. un personaje muy destacado Para la ciudad de Jipijapa resulta todo un orgullo el hecho de tenerlo como un hijo dilecto, y por ello la comunidad lo reconoce como un personaje destacado. FUNDADOR DE UNA FACULTAD Entre los muchos logros y méritos atribuido a Alejo Lascano, se menciona que fue fundador y primer decano de la Facultad de Medicina de Guayaquil.