Actualizado hace: 39 minutos
PORTOVIEJO
Reclaman por falta de agua

Una toalla sobre su espalda no era suficiente para protegerla de los fuertes rayos de sol que tuvo que soportar ayer Carolina Vera. Ella, sentada en el río, lavaba su ropa.

Sábado 23 Mayo 2009 | 23:11

No le quedó otra opción, porque desde hace 15 días no tiene agua potable ni siquiera para tomar o para lavar los platos en su casa, en la parroquia Picoazá. Esta mujer no era la única. En el mismo sector estaban otras 10 personas. Algunas tuvieron la suerte de encontrar sombra bajo el puente, pero a otro grupo no le quedó más que estar bajo el incandescente sol. Junto a ellas estaban sus hijos quienes, lejos de pensar en el problema de falta de agua, se zambullían en el río. A ellos no les importaba el color oscuro del caudal, simplemente querían refrescarse y jugar. Vera comentó que ahora les permite a los niños que se bañen allí porque no tiene el suficiente líquido en su domicilio. Entonces, no le queda más que con un poco de agua enjuagarlos cuando llegan a la casa y así prevenir enfermedades. Un poco más al centro de la localidad se encontraba Nelly Palma. Ella comentó que ayer en la guardería Carita de Ángel, donde labora, no había llegado el tanquero que abastece de agua a este sector. Por este motivo tuvieron que acudir hasta una persona de la comunidad para que les diera un poco de líquido. Para el consumo de los niños tienen que recolectar dinero entre los padres de familia para comprar bidones de agua. Retraso Al recorrer las calles San Rafael entre Ramos Iduarte y Francisco de Paula Moreira parecería que se regresara en el tiempo. En una esquina se podía observar cómo un grupo de personas recolectaba agua para transportarla en burros. Solo con cruzar la calle se veía un cuadro similar. Allí, Ramón Vicente Tuárez llenaba sus pomos con agua. Tuárez estaba preparándose para realizar el primer viaje hasta su casa, en el sector La Quebradita de San Pablo, en compañía de su burro, en el que cargaba los cuatro bidones. Él comentó que este era su primer viaje del día, después tendría que regresar para llevar cuatro bidones más. Negocios Para Freddy Ponce, vendedor de agua en bidón, las ventas han aumentado más de la mitad. Por ejemplo, antes de que se diera la escasez del líquido este hombre vendía 180 recipientes de agua al día. Ahora él comercializa 300 bidones diarios. "Ahora la gente compra agua hasta para bañarse", mencionó el comerciante, que distribuye su producto en sectores como San Pablo, El Florón y el sector del Comando Provincial de Policía. Pero no todos los negocios corrieron la misma suerte. Por ejemplo, en el caso de quienes lavan vehículos el aumento no ha sido tan significativo. Marisol Murillo, de Lavado Express, dijo que antes limpiaba entre 15 y 20 vehículos por día. Ahora el promedio ha aumentado entre 20 a 25 automotores. A ellos les llegan clientes como Néxar Moreno, quien prefirió pagar tres dólares para que limpiaran su carro antes de gastar el agua que tiene almacenada en su cisterna. Agua sucia Los moradores de la ciudadela Los Jazmines, de Portoviejo, se quejaron de que esta semana en el sector había llegado agua con malos olores y sucia. "Todo es un problema. En ciertas ocasiones hay inconvenientes por la falta de agua, ahora tenemos que soportar que venga sucia y con malos olores", se quejó Hidalva Williams, habitante del sector. "Hago un llamado a las autoridades para que tengan un poco más de cuidado, ya que de ellos depende la vida de los ciudadanos. Fuera bueno que avisaran cuando está el agua sucia para no utilizarla", mencionó Jaqueline Cevallos, otra moradora de la ciudadela Jorge Zambrano, técnico de la planta Cuatro Esquinas, explicó que los malos olores se produjeron porque el agua llegó desde la planta de tratamiento de Guarumo. La cual estuvo con agua estancada durante cuatro años, esto hace que el agua se descomponga. Él dijo que este problema no pasó de dos a tres días.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala