Actualizado hace: 35 minutos
Uruguay
Benedetti y su gran legado
Mario Benedetti

“Si Dios fuera mujer la abrazaríamos para arrancarla de su lontananza y no habría que jurar hasta que la muerte nos separe ya que sería inmortal por antonomasia”.

Miércoles 20 Mayo 2009 | 18:00

Esto es parte del poema Si Dios fuera mujer escrito por Mario Benedetti. A pesar de que él murió el pasado domingo, sus trabajos siguen siendo reproducidos en Latinoamérica. Uno de los primeros trabajos de Benedetti data de 1945 cuando se integró al equipo de redacción del semanario Marcha, donde permaneció hasta 1974. En el año de 1948 está al frente de la revista literaria Marginalia y un años después fue miembro del consejo de redacción de Número, una de las revistas literarias mas destacadas de aquella época. Pero Benedetti no sólo se destacó en el mundo de las revistas, sino que también obtuvo durante varias ocasiones el premio del Ministerio de Instrucción Pública. Otro de los países donde el escritor presentó su trabajo fue Cuba. Allí fue miembro del Consejo de Dirección de Casa de las Américas, además de que fundó y dirigió el Centro de investigaciones de Casa de las Américas y hasta 1971. También su poesía la trasladá al ámbito político por medio de Crónica del 71. Esta publicación se compuso en su mayoría con editoriales políticos. Justamente el estar inmiscuido en el ámbito político hizo que en 1973 abandonara su natal Uruguay para irse a Buenos Aires, y después a Perú, de donde fue deportado. Se dirigió a Cuba y a España. En total fueron 10 años que vivió lejos de su país y de su esposa Luz López. En 1983 regresó a Uruguay. El trabajo de Benedetti inclusive fue utilizado por otro artista. En 1985 el cantautor Joan Manuel Serrat grabó el disco El sur también existe, contando con su colaboración personal. Durante su vida recibió varios reconocimientos como la "Condecoración Francisco de Miranda", la más alta distinción que se otorga en Venezuela por su aporte a la ciencia, la educación y el progreso. También recibió la Orden de Sauri, Primera Clase, por servicios prestados a la literatura. Si dios fuera mujer ¿Y si Dios fuera mujer? pregunta Juan sin inmutarse, vaya, vaya si Dios fuera mujer es posible que agnósticos y ateos no dijéramos no con la cabeza y dijéramos sí con las entrañas. Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez para besar sus pies no de bronce, su pubis no de piedra, sus pechos no de mármol, sus labios no de yeso. Si Dios fuera mujer la abrazaríamos para arrancarla de su lontananza y no habría que jurar hasta que la muerte nos separe ya que sería inmortal por antonomasia y en vez de transmitirnos sida o pánico nos contagiaría su inmortalidad. Si Dios fuera mujer no se instalaría lejana en el reino de los cielos, sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno, con sus brazos no cerrados, su rosa no de plástico y su amor no de ángeles. Ay Dios mío, Dios mío si hasta siempre y desde siempre fueras una mujer qué lindo escándalo sería, qué venturosa, espléndida, imposible, prodigiosa blasfemia. su falta de candor yo les pongo una escoba tras la puerta porque quiero estar solo con mi rostro de vos. Pero el rostro de vos mira a otra parte con sus ojos de amor que ya no aman como víveres que buscan su hambre miran y miran y apagan mi jornada. Las paredes se van queda la noche las nostalgias se van no queda nada. Ya mi rostro de vos cierra los ojos y es una soledad tan desolada.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala