Actualizado hace: 3 horas 29 minutos
Aracely Sánchez Briones
La ejecutiva del hogar

Parece haber una opinión generalizada de que una mujer se auto-realiza solamente si tiene una importante posición en una empresa, si ha terminado su grado doctoral o si maneja un BMW que ella misma se pagó.

Viernes 15 Mayo 2009 | 21:20

Quienes comparten esa visión de la auto-realización femenina con frecuencia ven el trabajo del hogar, el trabajo de ser madre o de ser esposa, como una forma de esclavitud; esta visión no es correcta. Por supuesto que es totalmente válido tener aspiraciones económicas y profesionales, pero ello no denigra en lo absoluto la importante tarea de ejecutiva del hogar. Hoy escribo esto para las mujeres valientes y exitosas (sí, exitosas), que han decidido orientar su carrera profesional al cuidado de su familiar y del hogar. Y usted querida lectora: ¿con cuánto amor eres ama de casa? ¿Con cuánta alegría has renunciado a tu carrera profesional para dedicarte a la profesión de: limpiar, cocinar, planchar, administrar y ver crecer a tus hijos? ¿Qué promesa se esconde detrás de la elección de esta carrera? ¿Estás consciente de que eres una verdadera heroína de nuestro tiempo al aceptar la invitación que te hace a gritos la sociedad convulsionada y triste de nuestros días? Hoy, más que nunca, es importante que reflexiones a profundidad este acto de ser una protagonista escondida en el mundo y pongas amor verdadero al reto de ser mujer de tu casa. Hay que tener mucha personalidad para hacerlo. “Quien es capaz de darse libremente a los demás refleja en sí la imagen de Dios, y realiza, por tanto, la propia humanidad con singular plenitud”. Es muy peligroso caer en ese pensamiento de que las que se quedan en casa son mujeres débiles, con poca estima por ellas mismas y sin ninguna meta o ambición de desarrollo personal. Piensa un poco, ¿no es el trabajo doméstico la escuela del verdadero desarrollo de la personalidad, profesionalismo y encuentro con la propia feminidad? Y, ¿no has descubierto tu esencia femenina al encontrarte con capacidades o talentos que el hombre no tiene? Amiga, el trabajo humano y divino de luchar en el crecimiento amorosos de las virtudes como mujer, para luego transmitirla a los tuyos, y la intensidad con que lleves a cabo las tareas domésticas pueden darte ese prestigio profesional que muchas desean y que pocas llegan a lograr. ¿Te podrás autorealizar en el hogar? “El hogar es un ámbito particularmente propicio para el crecimiento de la personalidad. La atención prestada a su familia será siempre para la mujer su mayor dignidad…. Puede alcanzar ahí su perfección personal”. En las tareas del hogar todo se puede consagrar, todo se puede ofrecer y devolver a Dios. Al tener detalles como una sonrisa y una bendición en las mañanas al despedir a su esposo y sus hijos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala