Actualizado hace: 3 horas 34 minutos
CIUDAD
En la calle 12 de Marzo se mueven al ritmo del hospital y del río

A José Marcillo, de 69 años, ya el ulular de las ambulancias no le causa mayor conmoción. Las ha escuchado miles de veces y el sonido, acompañado de las luces inequívocas de la tragedia, no lo saca de sus actividades cotidianas.

Miércoles 13 Mayo 2009 | 19:02

Él vive a un costado de la calle 12 de Marzo, frente al hospital provincial Verdi Cevallos de Portoviejo. Más bien a esa ubicación le sacó provecho y desde hace 40 años se ideó un negocio ideal: vende junto a su esposa caldos de gallina criolla, con poca sal y sin aliños para que las personas que hayan sido operadas y las que hayan dado a luz recuperen su vigor, asegura. Sus vecinos también se adaptaron al ritmo cotidiano del hospital. En esa arteria, entre las calles Rocafuerte y Avenida Guayaquil, cada día el vértigo, la desesperación y hasta el dolor se ponen en evidencia. Por el continuo movimiento de personas desde y hacia el hospital, el tránsito vehicular se caotiza a cada momento, los carros van y vienen, incluso una línea de buses pasa por allí mientras que una cooperativa de taxis desde hace 34 años se asienta en las afueras de la casa de salud. Las farmacias y los laboratorios clínicos han proliferado y la mayoría de los vecinos de antaño pusieron ese negocio o alquilaron a cadenas farmacéuticas. Casi todo en ese tramo es negocios. José Mera Meza, de 63 años, dijo que siempre el hospital ha marcado el ritmo en la zona y que la calle o el sector no ha crecido porque tiene detrás al río Portoviejo. Sólo una vez sucedió que el cauce se secó y allí si vivieron una tragedia porque no tenían agua y debieron hacer pozos en el lugar. Esto fue antes de que construyeran la presa de Poza Honda. Mera aseguró que el río definitivamente también ha marcado la vida de los vecinos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala