Actualizado hace: 2 minutos
Azucena Bazurto
¡Qué desazón!

Como otras de las muestras que esgrime el llamado "Congresillo", respecto de su famosa función -de obediencia ciega al Ejecutivo, en primer lugar-, está la de que las pobres víctimas de asaltos, que se dan por doquier y a cada rato, y todos los que frecuentamos las calles, avenidas y carreteras del país, igualmente, estamos bajo este amago de que en cualquier momento nos caiga abruptamente un malhechor y nos quite nuestras pertenencias, pues los "legisladores" están realmente liquidando el clásico y sólido derecho penal al pretender aprobar reformas al Código de Procedimiento Penal, mediante las cuales se pretende excluir de la acción pública a delitos como el hurto, estafas y defraudaciones de poca monta y aun lesiones que ocasionen a las pobres víctimas.

Martes 12 Mayo 2009 | 22:06

En efecto, cuando existe un delito, éste implica daño, dolo, intención evidente de causar daño al prójimo, lo que constituyen hechos antijurídicos y dolosos que son castigados por la respectiva pena, la que constituye también una profilaxis o advertencia para que la comisión delictual se frene (al menos en algo en nuestro medio), tesis que han defendido los más insignes penalistas y la misma razón histórica y jurídica de los pueblos; pues, sin sanción por parte del Estado para quien ha dañado un bien jurídico, así sea de poco valor, ¿la víctima no se ve acorralada y psicológicamente liquidada ante esta falencia?. En qué país estamos. Se está poco a poco eliminando las sanciones que han traído por décadas los códigos penales sustantivos y adjetivos. Cómo reaccionarían los señores miembros del tal "Congresillo" si les sucediera un asalto a ellos o a sus familiares (que nunca les pase esto, desde luego), pero hipotéticamente, ¿quedarían satisfechos y a lo mejor le dirían al malhechor "buen provecho?". No lo creo en absoluto. Para que cometan estas sandeces, por decir lo menos, el pueblo no los eligió. Y lo peor que están aupados y protegidos por el Presidente Correa; son los mismos, evidentemente, quienes, con sus acciones, van a aniquilar al país, y esto se evidencia con la subida de los precios de primera necesidad, la acometida contra los recursos del IESS, la grosería del Presidente contra la prensa y contra quienes están en contra de su "lindo" y anacrónico modo de pensar, su histrionismo, su desastrosa política internacional, etc. y aún sé que los mandatos como el 2, que ampara en cierta medida a los jubilados, no quieren cumplir ciertos funcionarios estatales, nombrados por el mismo Ejecutivo. Qué desazón, Dios mío!.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala