Actualizado hace: 36 minutos
jaramijó
un pozo que ayuda a sanar
Colocarse el lodo es otra opción

Las personas llegan desde todas partes del país y, por tres ocasiones deben bañarse en el pozo.

Martes 12 Mayo 2009 | 17:17

La tradición señala que quien desee curarse debe sumergirse por tres ocasiones en el agua azufrada, los que padecen de problemas en la piel y los huesos, el pozo de agua azufrada de Jaramijó es un milagro. Y no tan sólo se bañan sino que también permanecen por minutos en el centro, donde emergen varias burbujas calientes. El lodo de la piscina se lo puede colocar en el cuerpo y en las manchas de la cara. “Todos los días llega gente a bañarse en el pozo de agua azufrada, y la mayoría lo hace para curar sus males en la piel y los huesos”, dijo Luis Zambrano, habitante de Chone que llegó hasta Jaramijó. Era la segunda vez que Zambrano llegaba a Jaramijó, lo acompañó su madre, Irene Menoscal, de 78 años. Irene se colocó lodo en las piernas porque desde hace varios años padece de reumatismo y dolor en los huesos. “Vine recomendada por mi hijo y llevo dos baños que me alivian el problema de salud que padezco”, dijo alegremente. Más testimonios Esa no es la única historia, puesto que muchas personas llegan a Jaramijó con el mismo fin. En 1940 los recuerdos hablan del “gringazo” que llegó en sus barcos con cosas extrañas y colocó grandes torres. Los lugareños no sabían que de este sector se sacaba un líquido, que después, de la boca de los residentes se rumoraba que era petróleo. Quienes vivieron en esa década trabajaron para el gringo formando cuadrillas, que sobre sus hombros transportaban pesadas tuberías. De varias partes del país se informaba que en una parroquia pobre de Montecristi (Jaramijó) había la fiebre del petróleo.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala