Actualizado hace: 5 horas 37 minutos
Walter Andrade Castro | wandrade@bcmanabi.com
Montecristi: ¿la capital?

Trasladar las oficinas del gobierno central a Montecristi no implica la desaparición física de Portoviejo pero eso sí, la minimiza. No la mata pero la deja herida. No la enferma como para llevarla a la cama pero la deja con gripe. No la destituye como capital de la provincia por el sólo hecho de cambiar de domicilio de ciertas oficinas, pero al designar a Montecristi como capital de la región, le arrebata jerarquía. No lo dice pero en la práctica le quita ingresos a la ciudad, aquellos especialmente que están ligados al consumo primario. Es que los gastos de la burocracia, por pequeños que sean, le dan vida a la economía de la ciudad. El traslado de la burocracia a Montecristi tampoco aplasta, como pudiera decir el gobierno, los deseos de crecer de la ciudad pero sin duda lo puede retardar porque una ciudad pequeña como Portoviejo sin mayores fuentes de empleo donde las pequeñas y medianas empresas son el núcleo de la economía, las que el gobierno quiere estimular y de las que habla permanentemente, precisamente son las que pudieran salir afectadas porque perderían su principal mercado: la burocracia.

Lunes 11 Mayo 2009 | 19:09

¿Quién originó todo esto? Creo que la Senplades, que es el corazón mismo de la burocracia centralista planificadora que quiere decirle a la gente qué es lo que debe hacer para mejorar su nivel de vida. Bastaría que este gobierno o el que le suceda haga lo que tiene que hacer para que la economía crezca. ¿Que se necesita? Bueno lo que ya se sabe pero que no se hace: educación de calidad en todos los niveles para que la gente pueda tener futuro y tenga la posibilidad de competir con éxito en una economía cada vez más globalizada le guste o no al gobierno. Se requiere vías de comunicación de primer mundo y puertos, aeropuertos que faciliten el comercio. Es indispensable crear un clima de negocios que aliente la inversión que es la que crea empleo; una función judicial que respalde a la víctima y no a los victimarios, que se alinee con la sociedad trabajadora y no con los delincuentes, sistema de salud para todos y claro una burocracia cooperadora con los ciudadanos. Con tener esto no necesitaríamos ninguna Senplades que nos diga lo tengamos que hacer y nos uniríamos a otra provincia cuando lo consideremos conveniente y no cuando lo diga la burocracia. Mientras se espera que el gobierno comprenda lo que realmente hay que hacer, Portoviejo tiene que ser defendido porque aunque se diga que se traslada sólo “la cúpula de cada institución” se corre el peligro que a un burócrata centralista se le ocurra que para “mejorar el servicio al usuario” todos los empleados tienen que trasladarse a Montecristi y ahí sí es el acabose para miles de portovejenses.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala