Actualizado hace: 29 minutos
MANTA
No les salió el crimen perfecto

Bien dicen que no hay crimen perfecto. Quisieron hacer creer que un hombre había sido asesinado, a puñaladas, en la calle, cuando en realidad lo mataron dentro de su casa y el criminal habría sido su propio cuñado. El hecho sucedió ayer en el barrio La Victoria.

Domingo 03 Mayo 2009 | 21:14

El sospechoso de asesinar a Sandro Rubén Álava Zambrano (36), fue identificado como Víctor Pérez López, quien es cuñado del occiso. Le cambiaron la ropa El crimen al parecer se habría cometido en complicidad con la esposa del muerto, quien para ayudar a su hermano, le cambió hasta la ropa a su marido, para luego inventarse la historia. En primera instancia la esposa Inés Pérez, quien se encuentra embarazada, informó a la policía, que a eso de las 07h00 unos vecinos le avisaron que su marido estaba en medio de la vía muerto. Acotando que cuando fue a verificar la novedad, se dio cuenta que en realidad era Álava. La policía al llegar evidenció que el cadáver presentaba golpes en la cabeza y varias puñaladas. La fiscal Alexandra Bravo ordenó el levantamiento de cadáver. Hasta ese momento, para el presunto asesino y sus cómplices toda había salido lo planeado. Estos nunca se imaginaron que la policía de homicidios iba a regresar al lugar de los hechos, y a la casa dónde vivía el fallecido. Pues para la fiscal y agentes investigadores algo no concordaba, y había muchos detalles sueltos. En el momento que llegan a la casa, encuentran a Inés Pérez lavando una ropa, la cual estaba ensangrentada, por lo que la policía sospechó que era la vestimenta de Álava, incluso en la casa habían evidencias de sangre. La mujer al verse descubierta confiesa que quien mató a su esposo, fue su hermano Víctor, debido a que este siempre le reprochaba a Álava que la maltratara, tanto física como moralmente. Este reclamo originó una pelea que terminó con la muerte de Álava. Para no levantar sospechas, estos planearon botar el cuerpo en la calle, pero su plan no funcionó, debido a la suspicacia de los agentes y la fiscal, lograron descubrir que el asesino de Álava fue su propio cuñado, a quien capturaron ayer a eso de las 11h00. Rubén Álava estuvo detenido varias veces acusado de estafador. Su última detención se registró el 18 de marzo del 2007.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala