Actualizado hace: 4 horas 33 minutos
COMUNICACIÓN
Se activan alertas por atentados a libertad de prensa en el país
AGRESIÓN El periodista Hermes Campoverde y su camarógrafo (en primera línea) salen en precipitada carrera para evitar ser agredidos durante una cobertura en Manta en el 2007

En cinco meses se han registrado veintidós atentados contra la libertad de prensa en el país, según la Red de Monitoreo de Amenazas de Prensa de Fundamedios.

Viernes 01 Mayo 2009 | 21:05

El reporte en mención abarca los meses de julio a diciembre del año pasado, e incluye que tres de esas alertas han ocurrido en Manabí (dos en Manta y una en Portoviejo). El documento también identifica a los agresores, y en primer lugar aparecen las autoridades públicas, escoltas de seguridad, sicarios, y los decretos ministeriales y de gobierno. Intimidación De acuerdo al informe, "uno de los casos más preocupantes registrados el año pasado, fue el de la periodista de diario Expreso, Daisy Pico, quien denunció haber sido amenazada desde mayo del 2008 por el ´El Justiciero`". Según Fundamedios, "El Justiciero” solicitó a la comunicadora que le otorgara información adicional a la que constaba en varios de sus artículos relacionados al sicariato y a la delincuencia en Manabí. Pico se negó y a raíz de la negativa, empezó a recibir constantes amenazas en contra de su vida y la de sus hijas". La fuente agrega que "el caso fue cerrado, después que el ´El Justiciero` entregara sus armas e hiciera conocer a Pico que ya no era un objetivo”. A raíz de este caso, indicó Pico "mi vida cambió. No puedo hacer temas de seguridad y todo lo que involucra sicariato. No tengo vida social, cuando conduzco siempre estoy pendiente de quién va detrás de mí", indicó. Otros hechos y casos, que no se pueden dejar de mencionar, porque han afectado a medios de comunicación y periodistas, son los asesinatos de dos periodistas en Guayaquil, y el encarcelamiento de otros dos, uno de Loja y otro de Machala. Igualmente están algunas medidas gubernamentales que implican una vulneración del derecho a informar y ser informado. Exaltación extrema Al respecto, articulistas y la ciudadanía común, sostienen que Ecuador gozó de una libertad de prensa bastante amplia. “Es verdad que siempre existieron roces con los mandatarios de turno, pero nunca se llegó a tal grado de exaltación contra la labor periodística como en este régimen”, sostiene Valeria Santos (23 años). Santos, quien trabaja en la recepción de una empresa, se refirió concretamente a la polémica de los “pativideos”, “recuerdo que a raíz de éste caso, el Presidente decretó la prohibición de difundir videos y grabaciones clandestinas", acotó. Relativa libertad El articulista Pedro Vincent agrega que "es evidente que el Estado controla o trata de controlar directa o indirectamente a la prensa por diferentes mecanismos". Así especifica que, "las concesiones de las frecuencias están sujetas a revisiones antojadizas. La radio y la televisión son obligados a suspender intempestivamente sus programas para entrar en cadenas de proselitismo o ataque a rivales. Su blanco preferido es la prensa en general y los periodistas". Vincent agrega que "la publicidad oficial pagada se contrata preferentemente con medios alineados y del Estado, como El Telégrafo, en donde escriben con exclusividad los ´alquila pluma`, discriminando a aquellos que mantienen una línea editorial imparcial o de crítica". el papel de los comunicadores sociales Para el periodista y productor de televisión, Jorge Bello, la libertad de prensa no es una condición negociable sino fundamental y consustancial para la comunicación social. "Los periodistas debemos ejercer en cada noticia, reportaje, crónica o análisis esa condición de libertad caso contrario no estaremos cumpliendo nuestro rol social". Según Bello, las amenazas contra la libertad de prensa no son patrimonio de las actuales circunstancias que vive la patria ni gran parte del continente sino una vertiente social y humana, que viene desde siempre y que es aquella que no concibe otra manera de poder o hegemonía que no sea el control, el dominio y la uniformidad. "He allí la necesidad que los periodistas seamos autocríticos y exigentes con nuestro desempeño profesional, que cumplamos fielmente los cánones éticos y los rigurosos procesos profesionales de tratamiento de la información", precisó.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala