Actualizado hace: 47 minutos
Jorge Mosquera P.
La dolarización en peligro

El Ecuador exhibe como relevante ante la opinión mundial, la penosa tendencia a derrocar presidentes.

Viernes 01 Mayo 2009 | 20:40

Nada menos que seis en 10 años. La explicación no es una sola sino que confluyen un sinnúmero de circunstancias entre las que podemos destacar la escasa cultura democrática de los estamentos sociales y la pobre cultura política de los políticos. En este contexto, el tema económico ha ocupado siempre un lugar preponderante, seguramente porque un porcentaje elevado de los habitantes de este pequeño país se debate en los límites de la pobreza. La norma es sobrevivir como se pueda; el día a día es una forma de vida que se refleja en la actitud de los ecuatorianos. Como sea, los habitantes de este país llevan 9 años conviviendo con el dólar como moneda. Desconcertados al inicio ahora experimentan las bondades de una moneda dura que les ofrece seguridad y estabilidad, dos condiciones que en un país donde la inestabilidad política es la norma se convierten en verdaderos tesoros nacionales. Sin embargo, la crisis mundial ha comenzado a golpear nuestra economía y el gobierno permanece en su postura de marcar distancias con los principales actores del mercado mundial y regional, de poner a prueba la tolerancia de los organismos internacionales y la capacidad de reacción de las instituciones financieras que no tardarán en cerrar los flujos de capital hacia el país. Además, inoportunamente, el gobierno que se acogió a la moratoria unilateral en el pago de un sector de la deuda externa, ha terminado, finalmente, por declararse moroso al no pagar los intereses de los bonos global 12, incrementó el riesgo país, aumentando la desconfianza internacional. Se suma el impase diplomático que por motivos económicos acabó por tensionar las relaciones con Brasil. Las secuelas de semejantes acciones no tardarán en mostrarse en la dificultad o imposibilidad de financiamiento externo, cortando el flujo de dinero fresco necesario para las actividades productivas y en la disminución de dólares en la economía, poniendo en peligro a la dolarización. El gobierno ya se vio obligado a reconocer el impacto de la crisis del mercado y ha empezado a tomar acciones en dirección de atenuar sus efectos. No obstante para los entendidos, una de las tareas pendientes es el gasto fiscal que por su cuantía presiona al actual sistema monetario. Hay que recordar que salir de la dolarización no es solo una cuestión de decisión política, la falta de dólares también nos pueden obligar a dejar la cobertura de una moneda dura que hasta hoy nos ha permitido sobrellevar las consecuencias económicas de la inestabilidad política.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala