Actualizado hace: 6 horas 23 minutos
Vicenta Vera D.
Los Maestros

No por ostentar un título académico de maestros merecemos tal dignidad, sino cuando nos coloquemos en el lugar del educando y reconociéndonos como tales.

Martes 28 Abril 2009 | 22:23

En primer lugar, surge la luz en el entorno familiar de ese principiante de 12 años de edad que lleva sobre sus hombros una mochila llena de ocho – diez libras exigidos por el profesor y que talvés abra sólo para señalar el número de la página de la tarea a presentar, como copia, talvés ese mismo niño sea castigado con “sapitos” porque no llevó la copia; talvés sea aplazado para abril por faltarle dos puntos en esa materia, el Lenguaje o Matemáticas, tenía por profesor a un abogado, que el día del examen supletorio recibía el saludo del papá y el billetito al extenderle la mano , requisito de examen que lo traía hecho en la casa y pasaba el año. Cuando el estudiante era una niña, entonces, se retrata junto al profesor para completar el puntaje de abril y pasaba al año inmediato superior. Quién sabe si el educando que pierde el año no tuvo el beso maternal en la mañana; quién sabe si le faltó el diálogo con papá, que lo abandonó; quién sabe si el juguete que le gustaba tanto permanece en una vitrina no muy lejos…… ¡Quién sabe, compañeros maestros, quién sabe!
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala