Actualizado hace: 23 minutos
Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec
Votar con conciencia patriótica
Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec

La democracia ecuatoriana vuelve a recurrir a nosotros para que la sustentemos, la vigoricemos y, a la vez, la protejamos de los virus contaminantes del odio, el conformismo, la insidia, la calumnia, la envidia, el celo, el egoísmo, y otros que conlleven amenazas a su presencia y establecimiento como símbolo de desarrollo de un pueblo que, como el ecuatoriano, quiere destacar en el concierto internacional como ejemplo de una nación libre y soberana.

Domingo 26 Abril 2009 | 21:52

Libre y soberana, características que podemos rescatar hoy, domingo 26 de abril, al estar nuevamente frente a las urnas para seleccionar al gobierno nacional que administrará la nación y sus recursos - humanos y económicos - durante los próximos cuatro años. Cuatro años en los que no debe continuar esta carga pesada de quiebras, abusos, atropellos y violaciones constitucionales que han ubicado a Ecuador entre los países con menor consistencia jurídica en el mundo, de menor credibilidad política, con registro en la central de riesgo de los prestamistas internacionales y sujeto de poca confianza de los inversionistas mundiales. Por ello las elecciones de hoy se presentan oportunas para las rectificaciones de fondo que requiere el país para enderezar su estructura interna y mejorar su imagen internacional. Imagen internacional vilipendiada, que hay que aliviar. Los electores ecuatorianos, de dentro y fuera del país, deben haber asimilado la adecuada información que les haya permitido formar su criterio sobre las intenciones y capacidades de quienes intentan lograr funciones públicas en los gobiernos nacional, provinciales y cantonales. Entonces, se espera que el escogimiento a realizar sea el más adecuado. El más adecuado, porque para lograr aquel cambio que todos reclaman, que nos saque de la incertidumbre en la que obnubilados por el poder nos mantienen inmersos, hay que votar con honradez. Mucha honradez. Votar para formar esa patria grande, fuerte, valerosa, nuestra, criolla, original, la que suele destacar en aquellos pueblos unidos, que más que de sueños disfrutan de realidades, de libertad, de justicia, sobre todo porque entre ellos existe el respeto y la confianza. Respeto y confianza, consideraciones que hay que rehabilitar a través de las urnas para terminar con ese canibalismo que en los dos últimos años se ha incrementado en el país. Y para, con respeto y dignidad, lograr mutar el odio a la fraternidad y la concertación. Concertación que la obtendremos, primero, acudiendo a votar; y luego convirtiéndonos en permanentes veedores del triunfo de los ganadores, para compartir sus aciertos o censurar su incapacidad. Para rayar bien hágalo impulsado por su conciencia; evite botar el voto al tacho de la basura.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala