Actualizado hace: 33 minutos
MONTAJE
Viernes 13 (o el modelo 09 de un clásico ochentero)

Una vez, hace ya varios años, una amiga me dijo que las películas de terror funcionan con las mujeres. No para las mujeres o por las mujeres sino con las mujeres. Esto quiere decir que, en verdad, funcionan para los hombres que quieren estar con esas mujeres. Puede ser (personalmente, no confío en las peladas que sucumben al cine de terror). Es más, de ley que así es, por lo menos si hablamos en porcentajes dentro de la población femenina del mundo. Una mujer que se metió al cine a ver una película de terror en plan cita sabe, o debería saber, que su acompañante escogió lo que escogió con la esperanza de, eventualmente, poder ser el caballero que socorre a la damisela en aprietos. Pues bien, si alguien está pensando que “Viernes 13” es la película adecuada para dejar de ver y empezar a tocar, quizás esté en lo cierto y deba intentarlo porque, francamente, no creo que esta nueva versión de Jason el asesino sirva para mucho más.

Domingo 26 Abril 2009 | 17:04

Hablemos serio. A lo largo de diez, sí, diez películas derivadas de la primera “Viernes 13”, estrenada en 1980, a Jason le ha pasado suficiente como para estar repartido en mil pedazos por todo lo largo y ancho del universo. Que lo quieran revivir ahora es, de alguna forma, un insulto a la inteligencia y, de otra no muy lejana a la ya mencionada, un robo a mano armada. Sin embargo, rebuscando en mi disco duro y en el diccionario de las primeras películas que vi, debo reconocer que de niño yo también fui fan, no de Jason pero sí del terror. Un terror barato que no sobrevive al paso del tiempo. Me explico: ver películas de terror, cuando se está en primaria y no se sabe nada de nada pero se la pasa mejor que sabiendo, es irse contra las reglas, contra la corriente, contra todo lo que te dicen los papás, es, en pocas, desobedecer, y eso siempre se sentirá bien. Viéndolo así, espero de todo corazón que este flamante Jason produzca una nueva generación de seguidores y que los asuste de verdad, causándoles pesadillas y haciéndoles maldecir el día en que decidieron dejar de dormir con sus mamás. Ahí lo tienen, “Viernes 13” no sólo sirve para mandar mano sino también para que los más pequeños sientan que crecen un poco al enfrentarse a películas “para adultos”. Es mucho más de lo que pensé que iba a decir. Ponernos a buscarle valor cinematográfico, moral o social a una película como esta sería perder el tiempo. El valor de una franquicia como “Viernes 13” está en las calorías y en la azúcar, en el placer que nos invade al saborear algo que no alimenta pero engorda mucho. Seguro tapa las arterias.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala