Sábado 01 Noviembre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 4 horas 4 minutos
DESTACADAS
CONMEMORACIÓN

Día del radiodifusor

Martes 03 Octubre 2006 | 19:55

“Recordar es vivir y hay que vivir el Día de la Radiodifusión con alegría y euforia”, manifiesta Enrique Morlás, más conocido como Kiko, mientras evoca el oficio al que ha dedicado más de cincuenta años.

Hoy los radiodifusores celebran su tradicional fecha. Aunque no hay ninguna actividad prevista por este gremio, la ocasión es propicia para que estos profesionales recuerden la inmensa responsabilidad que tienen al manejar un medio de comunicación de la importancia y eficacia de la radio, responsabilidad que los obliga a una constante reflexión y autocrítica para el ejercicio del oficio cada día. “La radio me lo ha dado todo, es mi vida. Ahora hay una competencia desleal”, dice Morlás de radio Costa Azul. Fue en esta emisora donde realizó sus primeras experiencias. Según él la radiodifusión debe, por su propia iniciativa y sus propios medios, cumplir una función educativa, sin perder su característica de industria creativa e informativa, contribuyendo a la moralización de las costumbres y a la difusión de informaciones científicas y culturales. Misión El radiodifusor ha de preocuparse de realizar su misión de orientación de la conciencia pública y de difusión de entretenimiento y cultura sin dejarse influir por lo que el público pide, sino tratando de educar a éste para que aprecie y pida lo mejor. El radiodifusor es un conductor de masas, un hombre altamente informado que trata de orientar a la opinión pública. A criterio de Morlás, la radio no ha muerto. Se escucha sobre todo en los sectores rurales. Destaca que éste es un medio directo y rápido, que tiene sus méritos propios, igual que los puede tener la radio o la televisión. “Este oficio me ha enseñado que las noticias deben ser precisas y de origen confirmado. Informar con prontitud es importante; pero más lo es informar bien”, explica Luis Bravo, un joven radiodifusor.

LO + LEÍDO

Tweets por @eldiarioec