Martes 07 Julio 2015 | ACTUALIZADO HACE: 2 horas 19 minutos
Melvyn O. Herrera C.

Clemente Yerovi, el presidente que no se encariñó con el poder

Lunes 23 Marzo 2009 | 21:58

El 28 de marzo de 1966 Ecuador estaba al borde del caos: nueve días de paro, universidades al desaparecer, muertos, heridos y cientos de prisioneros era el saldo de la lucha del pueblo contra la dictadura militar. Con disturbios en casi todo el país, el Estado Mayor presionó a la Junta Militar que cesara en sus funciones.

Al día después, con la anuencia de altos oficiales del Ejército, en el Ministerio de Defensa, las fuerzas políticas y las cámaras de la producción designaron presidente provisional a don Clemente Yerovi Indaburu, quien juró la presidencia a la edad de 62 años. Yerovi se propuso tres metas: convocar a elecciones para que una Asamblea designe a su sucesor; reflotar la economía nacional; e irse del poder en cuanto se instale la Asamblea. Cumplió su propósito al pie de la letra. Aplicó medidas de choque por el peligroso desequilibrio fiscal, la pérdida de las reservas internacionales y el crecimiento inflacionario; reajustó el presupuesto del Estado y adoptó medidas monetarias correctivas; con éstas, Yerovi logró recuperar la economía y afirmar la estabilidad monetaria. El pueblo tomó con madurez la amarga medicina, porque la imagen del presidente daba confianza, lo que no había sucedido con las medidas de la Junta Militar, en conjunto, más benignas. Otra obra destacable, fueron las bases legales para la construcción del puente sobre el río Guayas. Una vez elegido el presidente de la Asamblea, Yerovi le envió su renuncia irrevocable y después de menos de 8 meses de ejercer la Presidencia de la República, manejando su automóvil particular regresó ese mismo día al Guayaquil de sus amores. "Goberné con las maletas hechas", confesó; además, "mientras tuvo lugar mi corta actuación al frente de los destinos de la Patria, todos los días sin faltar ninguno, me encomendaba a Dios pidiéndole 3 cosas: equivocarme lo menos posible; llegar a la Constituyente que era el mandato a cumplir; y finalmente, no tomarle cariño al Poder; creo que estos favores me fueron otorgados". Yerovi no pronunciaba fogosos discursos, “Eso se lo dejo para Velasco Ibarra y Arroyo del Río”, decía, y se recuerda que él no mostró preferencias por partido o político alguno; si éstos querían dinero para alguna obra, él recalcaba que estaba para cuidar el erario nacional y que no ofrecía lo que no podía cumplir. Yerovi nunca respondió a los ataques -que si existieron- y jamás insultó; él decía que tenía que trabajar, y así lo hacía. Cuando los políticos y buena parte del Ecuador le pidieron que prosiga en su gestión, respondió: “Mi palabra está por sobre todo; a mí me ofrecieron estar por meses y hay que dar ejemplo al país; hay que enseñarle a los políticos que se debe cumplir con la palabra”.

+ NOTICIAS

Mi manga del cura

Vicente Espinales Tejena | 04:00 Claro, nos pertenece. Debemos hacer por ella lo que todo buen propietario hace por lo que es propio. Y en esto debemos ser un poco claros, recordando a muchos que teniendo el poder en sus manos a su debido tiempo no hicieron nada por estas tierras tan importantes para nuestra provincia desde el punto de vista social, y económica.

Para que la salida sea electoral

Mercedes Montero | 04:00 A estas alturas del “partido” el pueblo venezolano está consciente que de persistir el desmantelamiento del país por parte del régimen Castro comunista de Maduro, para el año 2019 Venezuela habrá dejado de existir como tal.

Mariano, la alegría del fútbol

Jaime Enrique Vélez | 04:00 Cuando arribó a nuestra ciudad solo trajo su morral y un dietario. Él no necesitaba tantos tereques; su verdadero equipaje era su prodigioso cerebro para jugar al fútbol y sus habilidosas piernas para driblar y anotar goles.

¿Debe el municipio regular la tarifa de parqueos?

Editorial El Diario | 04:00 La Municipalidad de Portoviejo, a través de Portovial, la empresa municipal encargada de organizar el tránsito, anuncia que va a unificar la tarifa de los estacionamientos privados en la ciudad.

El Papa Francisco en Ecuador

Fernando Naranjo-Villacís | 04:00 Llegó Francisco, el Papa sencillo, aquel que decidió romper con los esquemas protocolares y reemplazarlos por lo simple, lo sencillo, a tono con su prédica, honrando el nombre que lo identifica, aproximándose al ejemplo del santo de Asís.

¡Bienvenido, Francisco!

| 04:00 ¡Bienvenido a ésta tu querida América morena en cuyo extremo sur naciste! ¡Sí, bienvenido a este suelo mestizo, que siendo Quito, hace tiempos por esnobismo lo denominaron Ecuador! Es una sin par deferencia tuya, que el retorno a tu continente se inicie en esta patria, pequeña en territorio pero inmensa en muchos otros valores.

Golpe blando y dictadura blanca

Ernesto Intriago | 04:00 Estos dos términos están de moda en la jerga política actual de nuestro país, una frase es más actual que otra, pero eso es lo que menos importa, lo que hay que resaltar es quiénes utilizan estas frases, y por qué unos sectores acusan a otros de fraguar un golpe blando y una dictadura blanca.

¡Abbiamo papa en Ecuador!

| 04:00 Sí, “abbiamo Papa”. Ecuador tiene Papa desde la tarde de ayer y por tres días, desde que Jorge Mario Bergoglio, el santo padre que dirige la Iglesia católica, el máximo representante de Dios en la Tierra, pisara suelo ecuatoriano luego de que el avión que lo trajera desde Roma aterrizara en el aeropuerto de Tababela.

En juzgados de EE.UU. se jura sobre la Biblia

Hernán Vinces Vélez | 04:00 Para que hayan aprobado y legalizado el matrimonio homosexual en todo su territorio, se considera que ya han abolido esta norma de juramento que lo hemos observado toda la vida; caso contrario estarían contradiciéndose ante todo principio humano y cristiano.