Lunes 04 Mayo 2015 | ACTUALIZADO HACE: 1 hora 50 minutos
Melvyn O. Herrera C.

Clemente Yerovi, el presidente que no se encariñó con el poder

Lunes 23 Marzo 2009 | 21:58

El 28 de marzo de 1966 Ecuador estaba al borde del caos: nueve días de paro, universidades al desaparecer, muertos, heridos y cientos de prisioneros era el saldo de la lucha del pueblo contra la dictadura militar. Con disturbios en casi todo el país, el Estado Mayor presionó a la Junta Militar que cesara en sus funciones.

Al día después, con la anuencia de altos oficiales del Ejército, en el Ministerio de Defensa, las fuerzas políticas y las cámaras de la producción designaron presidente provisional a don Clemente Yerovi Indaburu, quien juró la presidencia a la edad de 62 años. Yerovi se propuso tres metas: convocar a elecciones para que una Asamblea designe a su sucesor; reflotar la economía nacional; e irse del poder en cuanto se instale la Asamblea. Cumplió su propósito al pie de la letra. Aplicó medidas de choque por el peligroso desequilibrio fiscal, la pérdida de las reservas internacionales y el crecimiento inflacionario; reajustó el presupuesto del Estado y adoptó medidas monetarias correctivas; con éstas, Yerovi logró recuperar la economía y afirmar la estabilidad monetaria. El pueblo tomó con madurez la amarga medicina, porque la imagen del presidente daba confianza, lo que no había sucedido con las medidas de la Junta Militar, en conjunto, más benignas. Otra obra destacable, fueron las bases legales para la construcción del puente sobre el río Guayas. Una vez elegido el presidente de la Asamblea, Yerovi le envió su renuncia irrevocable y después de menos de 8 meses de ejercer la Presidencia de la República, manejando su automóvil particular regresó ese mismo día al Guayaquil de sus amores. "Goberné con las maletas hechas", confesó; además, "mientras tuvo lugar mi corta actuación al frente de los destinos de la Patria, todos los días sin faltar ninguno, me encomendaba a Dios pidiéndole 3 cosas: equivocarme lo menos posible; llegar a la Constituyente que era el mandato a cumplir; y finalmente, no tomarle cariño al Poder; creo que estos favores me fueron otorgados". Yerovi no pronunciaba fogosos discursos, “Eso se lo dejo para Velasco Ibarra y Arroyo del Río”, decía, y se recuerda que él no mostró preferencias por partido o político alguno; si éstos querían dinero para alguna obra, él recalcaba que estaba para cuidar el erario nacional y que no ofrecía lo que no podía cumplir. Yerovi nunca respondió a los ataques -que si existieron- y jamás insultó; él decía que tenía que trabajar, y así lo hacía. Cuando los políticos y buena parte del Ecuador le pidieron que prosiga en su gestión, respondió: “Mi palabra está por sobre todo; a mí me ofrecieron estar por meses y hay que dar ejemplo al país; hay que enseñarle a los políticos que se debe cumplir con la palabra”.

+ NOTICIAS

La muerte vino de un infante

José Ramón Moreira Aliatis | 04:00 Qué diferencia tan marcada la forma como los padres criaban a sus proles hace generaciones atrás, con el rigor, el amor, el cariño, la disciplina, el castigo; nunca se los dejaba solos en los famosos salones de entretenimiento para que ellos se divirtieran solos…no, siempre junto a ellos, en el lugar de trabajo, en las comidas, al hacer los deberes, al acostarse.

El mejor restaurante de Manabí

Melvyn O. Herrera C. | 04:00 El texto del título lo escuché en boca de un satisfecho comensal de este restaurante, lo que me animó a reseñar lo que sigue, dado que sin competir con Epicuro ya lo he hecho sobre diversos establecimientos de este tipo en esta provincia y es imperdonable que no haya escrito aún sobre este superlativo esfuerzo empresarial, social y gastronómico que está íntimamente ligado a una gigante visión en exitosa marcha.

Portoviejo necesita dolares

Walter O. Andrade Castro | 04:00 El Presidente Correa - independientemente de la opinión que se tenga de él y de la filosofía de su gobierno- está tomando medidas para evitar que los dólares salgan del país por diferentes razones.

El escurridizo problema de los lechuguines

Editorial | 04:00 Apesar de los varios intentos realizados para lograr una solución al grave problema que presenta el crecimiento de los jacintos de agua o lechuguines en los principales embalses de agua de la provincia, como son las presas de los sitios La Esperanza (Bolívar) y Poza Honda (Santa Ana), este se mantiene generando las dificultades conocidas.

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Editorial El Diario | 04:00 La consagración universal de una prensa libre es esencial para la existencia de la democracia y una meta fundamental para la humanidad. Una prensa abierta, pluralista, independiente es esencial para una sociedad en desarrollo.

Raíces Manbitas

Arturo Loor Cedeño | 04:00 M anabí, en su etimología del idioma aborigen, significa tierra sin agua, es decir suelo seco, debido a la carencia de aguas en sus ríos en forma permanente, siendo ríos que dependen de las lluvias invernales, que cuando se presentan en forma copiosa desbordan y causan graves daños en las comarcas manabitas, caso contrario son riachuelos inofensivos.

Agua: vida, salud y progreso

Enrique Delgado Coppiano | 04:00 S i existe un elemento imprescindible para la existencia de todos los seres vivos, enseguida pensamos en el agua; por ello debe preocuparnos profundamente el caso de que el 2014 fue un año muy seco para nuestra provincia; y la actual estación lluviosa 2015, que ha causado muchos sinsabores en algunos sitios, paradójicamente ha sido muy parca con Manabí.

La preparación policial para el inicio de clases

Editorial | 04:00 La Policía Nacional ha informado sobre los preparativos que realiza para que su personal se encuentre apto a prestar de mejor manera su contingente en el inicio de clases en la regional costa, particularmente en Manabí.

Consumir lo que realmente importa

José Ramón Moreira Aliatis | 20:06 Con esto que está a la moda y en boca de todo el mundo, la salvaguardia, nos estamos enterando de cosas increíbles en donde todos y todas estamos inmiscuidos, que son de práctica común y que creíamos que solo ocurría en las élites y no en el mundo subterráneo de las sociedades. Nos permitiremos hacer algunas pequeñas precisiones.