Actualizado hace: 8 minutos
Serie B
Gonzalo Ritacco, volante del Manta, es una de las figuras del campeonato

Viernes 08 Noviembre 2019 | 16:06

En Tortuguitas, localidad que está a 40 kilómetros de Buenos Aires, es donde Gonzalo Ritacco empezó a patear la pelota. 

Y a los cinco años ya jugaba fútbol de once jugadores. Recuerda que siempre jugó de enganche y utilizaba el número 10 en la espalda. Cuando tenía 10 años pasó a River Plate, que fue un club importante para su formación. 
Dejó buenos amigos en el equipo que es cuatro veces campeón de la Copa Libertadores.
De todos, los que más alto han llegado son Manuel Lanzini, que se desempeña como enganche o volante por izquierda en el West Ham de la Premier League y es internacional con la selección de Argentina; otra figura conocida es el Ariel “el Burrito” Ortega, quien lo aconsejó mucho en River.
Ortega es reconocido como uno de los jugadores más desequilibrantes de la historia del fútbol argentino. Se destacó por su gran calidad técnica y facilidad para el regate.  
Cuando Ritacco tenía 15 años pasó a Defensores de Belgrano, un club de segunda división de Argentina. Logró debutar a los 17 contra River. Siguió su carrera en el Defensores Unidos de Zárate, de tercera división, y salió campeón.
En ecuador. Después de conseguir el título y tras su buena temporada, el volante tuvo su primera experiencia internacional, y fue en Ecuador.
Lo hizo el año anterior, jugando en el Orense de Machala, en la Serie B. Después pasó a la primera división de Uruguay para jugar en el Rampla Juniors de Montevideo. “El entrenador Julio César Toresani (+), quien me había dirigido en Orense, me llevó a Uruguay”, declaró el jugador de 26 años.
Para esta temporada fichó por el Manta. Se ha convertido en uno de los puntos más fuertes del conjunto que dirige Pablo Saucedo, quien lo pidió como refuerzo. Ha disputado 28 partidos, según datos de la Federación Ecuatoriana de Fútbol. Lo suyo no son los goles: en el campeonato suma dos.
Asistencias. El fuerte de Ritacco son las asistencias. Es el máximo asistidor de la Serie B. Acumula doce pases que terminaron en gol, de los cuales seis contribuyeron para que el Manta gane partidos.
Ritacco dice que su familia es muy futbolera: “Siempre tengo el apoyo de ellos”, expresa.
Además, está casado con una machaleña. Ritacco aún tiene un objetivo por cumplir, y es el de llevar al Manta a la Serie A. 
 

Noticias en video