Actualizado hace: 12 minutos
En el fondo de la piscina
Por: Freddy Solórzano

Martes 05 Noviembre 2019 | 11:00

“Un antiguo entrenador le había enseñado ese truco.

 En 1961, la revista Sport Illustrated propuso a uno de sus fotógrafos, Filip Schulke, un reportaje sobre un joven boxeador llamado Cassius Clay que estaba despuntando. El boxeador, que tenía entonces 19 años, le confesó que a veces practicaba en el fondo de la piscina.

La fuerza del agua aumentaba su resistencia. Un antiguo entrenador le había enseñado ese truco. Gran idea. Había que tomar las fotos en la piscina y así ocurrió.  En una de las fotos que tomó Schulke se lo ve a Cassius Clay con una pantaloneta blanca con filos negros con los puños listos para el combate. La historia que le contó el boxeador al fotógrafo era mentira. Años después reconoció que era la primera vez que lo hacía, porque ni siquiera sabía nadar. Cassius Clay, después conocido como Mohamed Alí, se convertiría en uno de los boxeadores más grandes de todos los tiempos. Una vez se definió así: “Soy un sabio del boxeo, un científico del boxeo. Un maestro del baile, un verdadero artista del ring”. Y lo era; en eso no mintió.