Actualizado hace: 29 minutos
En casa falta Santos

Santos Delgado, quien trabaja como recolector de desechos, sufrió un accidente cuando hacía su trabajo. En manta los accidentes laborales de pesca son los más frecuentes.

Jueves 11 Julio 2019 | 11:00

La ausencia de Santos Delgado se siente en cada rincón de su casa desde que tuvo un accidente que lo mantiene hospitalizado. A sus 64 años, él es dueño de una energía que contagia a todos. Blanca Delgado es su hija, y no recuerda nunca verlo sentado sin hacer nada. No. Desde antes de que amaneciera ya estaba de pie para iniciar su jornada como recolector de desechos municipal. Así ha sido durante más de 15 años. Así fue el último día, 25 de junio, cuando lo vieron marcharse a su trabajo desde San Juan, donde vive. Detrás de él también salió Blanca para cumplir su jornada laboral en una fábrica. 

Allí estaba cuando le avisaron que su padre había sufrido una caída y que estaba hospitalizado. Blanca corrió hasta el hospital del IESS, porque la fábrica queda cerca. Cuando llegó, pudo darse cuenta de que la situación era grave. En las redes sociales circulaba un video de lo que pasó después del accidente de su padre. En los pocos segundos de la grabación se ve a Santos sentando en la calle, rodeado de sangre, intentando levantarse sin poder lograrlo. Aturdido, pero vivo.  Había caído desde una volqueta en la que hacía la recolección de basura por el barrio Santa Ana. Nadie sabe cómo pasó. Cuando su compañero lo vio, ya estaba en el piso. Solo sabe que Santos estaba acomodando las bolsas con basura en el balde. Este mismo compañero intentó levantarlo, pero no lo logró. Eso  se observa en la imagen. 
Después una ambulancia lo trasladó hasta el hospital del Seguro Social, donde fue atendido y permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Blanca respira, toma aire y cuenta que aquello le provocó a su padre tres fracturas: en el cráneo, oído y nariz, y a pesar de que está entubado los reconoce. Las pocas veces que lo ha visto ha estado despierto y con la mirada se deja ver fuerte. Ha resistido dos operaciones por las fracturas. En un primer diagnóstico que les dieron, le hallaron un coágulo. Después de unos días, unos nuevos análisis le detectaron dos.
Está luchando por sobrevivir, manifiesta Blanca. Ellos lo conocen y saben que no se va a rendir, que se recuperará. Todos en su familia lo esperan y tienen fe. 
 
Se pudo evitar. Blanca y su familia dicen que  tienen “bronca”, y creen que el accidente de su padre pudo ser evitado. “Una volqueta es un vehículo para carga de material pétreo, no es para recolectar basura”, expresa Blanca. También cree que faltó que se tomen medidas de seguridad, como el uso de un arnés para las personas que están en el balde manipulando las bolsas con basura, por si llegan a resbalarse. 
Diana Cevallos, directora del departamento municipal de Talento Humano, indica que, apenas supieron del accidente, enviaron a un técnico para que esté pendiente del obrero. 
“Conocemos que el accidente se dio mientras él se encontraba en su horario de trabajo. Hemos reportado al Instituto Ecuatoriano del Seguridad Social para que sea el Departamento de Riesgo el que se encargue de hacer la investigación y lo que procediere en cuanto a la ley”, dice Cevallos.  
 
Accidentes laborales. En Manta la mayoría de accidentes laborales está vinculada a la pesca. 
Cada año se registran hasta dos muertes por accidentes laborales en barcos, según un registro de la Facultad de Ingeniería Industrial de la Universidad Eloy Alfaro hecho hace dos años. 
En cuanto a las lesiones, la mayoría son cortes, pérdida de parte de los dedos de las manos, lesiones en la columna, caídas y  fracturas. 
Todos estos percances se presentan a la hora del desembarque de la pesca. 
El  Seguro General de  Riesgos del Trabajo cubre  toda  lesión corporal originada  por consecuencia del trabajo que realiza  el afiliado,  incluidas las que se originen durante los desplazamientos  entre  su  domicilio  y lugar de trabajo.