Actualizado hace: 26 minutos
Que nunca mueran
Por: Pedro Vargas

Jueves 14 Marzo 2019 | 11:00

“Con ellos no me importaría vivir debajo de un puente para estar juntos y una que otra vez despierten a jugar conmigo.

 Los perros nunca mueren, solo duermen. Quiero creer aquello como estoy convencido de que no los escoges: ellos lo hacen. Y cada uno que estuvo en tu vida fue necesario, así tenía que ser. Recuerdo que me enseñaron a quererlos desde que era un niño, había varias fotos –digo había porque no están más–. Estas gráficas con Sultán, Mona, Pillín, se perdieron en las mudanzas de estos últimos 20 años. Las únicas que existen en fotos son Cuqui y Manchas, porque la tecnología ayudó a no difuminar su imagen y están en mi celular. Pero no se fueron de mi memoria, duermen allí. Y cada que quieren despiertan y juegan en mi mente. Corren a abrazarme cuando llego a casa. Se suben a mi cama en busca de un abrazo. Me lamen las lágrimas cuando llorar es inevitable. Corremos en la playa. Reímos. Se reúnen con los otros que físicamente me acompañan ahora: Cuko, Zota y Lokie. Con ellos no me importaría vivir debajo de un puente para estar juntos y una que otra vez despierten a jugar conmigo.