Actualizado hace: 26 minutos
Honremos las deudas
Por: Nancy Vélez

Lunes 11 Marzo 2019 | 11:00

Es mejor acostarse sin cenar que levantarse con deudas, lo dijo el estadística y científico Benjamín Franklin. Y es que las deudas son como una bola de nieve que si no se detienen a tiempo crecen, crecen y terminan haciéndonos daño, causando enemistades y afectando al círculo cercano.
Todos en algún momento de nuestras vidas hemos experimentado una deuda y el infortunio de no contar con los recursos para pagarla, a veces generada por una situación inesperada como una enfermedad, una muerte, una urgencia; sin embargo, en otras ocasiones nos endeudamos por vanidad, por tener la ropa de marca, el celular de moda, la última cartera, el pantalón, la camisa, etc., y al final, cuando tenemos acumulada una fuerte suma, nos damos cuenta que usamos más de la cuenta y que no tenemos cómo cubrir el déficit. Es más lamentable cuando se ha adquirido una deuda con un ser querido y el compromiso de pago no se cumple. Allí quedamos expuestos como incumplidos y generamos inconformidad en la persona que confió en nuestra palabra y nos ayudó cuando más lo necesitábamos.