Actualizado hace: 42 minutos
Manta
Con nueva iglesia

Moradores de bajo del pechiche solicitan que se los dote de agua potable y alcantarillado.

Jueves 08 Noviembre 2018 | 11:00

La comunidad de Bajo del Pechiche celebrará con una procesión la construcción de su nueva iglesia. Rosa Anchundia, moradora, manifestó que el templo fue afectado en el terremoto del 16 de abril de 2016 y desde allí todos los vecinos planificaron su reconstrucción. Sin embargo, cuando empezaron los trabajos se dieron cuenta de que la estructura estaba en muy mal estado, por lo que decidieron derrumbarla y hacer una nueva, dijo Anchundia. 
Aquello representaba conseguir la plata que necesitaban para levantar la estructura. Es así que conformaron una agrupación con la que iniciaron las gestiones. 
Manuel Anchundia fue electo como presidente de este grupo en febrero, y una de sus primeras gestiones fue solicitar a la Curia manabita apoyo económico, que sí fue otorgado. También la Curia financió los planos. 
“Nos dieron quince mil dólares, pero con este dinero no alcanzaba para todo, por eso la comunidad debió aportar el resto. En total la obra tuvo un costo de 40 mil dólares”, dijo Anchundia. La procesión está programada para este sábado desde el barrio Santa Marta, donde está la Virgen Madre Dolorosa, y la llevarán hasta su nueva casa, ubicada en la calle Eloy Alfaro de la comunidad de Los Bajos. 
Carlos Cedeño ve con agrado esta obra, pero dice que en la comunidad aún hacen falta obras como el agua potable, alcantarillado y un mercado.  
 
> Ruta turÍstica. Ángela Anchundia nació y creció en Bajo del Pechiche y está a punto de titularse en la carrera de Hotelería y Turismo. Ella sueña con explotar de esta manera a su tierra. Cuenta que hará su tesis tomando en cuenta los 30 kilómetros de vía que atraviesa varias comunidades. En ese trayecto se encuentra Bajo del Pechiche, que ofrece varios platos típicos como el hornado, seco de chivo, tortillas y corviches. También en ese tramo los visitantes se pueden encontrar con artesanías que van desde muebles, sombreros de paja toquilla y figuras en tagua, para finalizar en la playa de San José, que es poco explotada turísticamente, dijo Anchundia.