Actualizado hace: 12 horas 57 minutos
leonardo Ceballos
Un paseo de justicia

Siento que fue justicia y al final entenderán por qué. Hace dos años los señores de una cadena hotelera intentaron venderme un paquete de hospedaje de dos mil dólares, pero no fue posible.

Martes 11 Septiembre 2018 | 05:00

Y vaya que hicieron lo que pudieron. Me invitaron al hotel, comí lo que quise, recorrí sus instalaciones frente al mar. Fue un servicio todo incluido gratuito, así me dijeron, con la única diferencia de que al final del día intentarían venderme un paquete de dos mil dólares; eso no me lo dijeron.  
Solo me preguntaron si tenía tarjeta de crédito y dije que sí. Eso les bastó para llevarme a su fastuoso hotel con habitaciones de 90 dólares por noche. 
Una persona estuvo a cargo del recorrido, porque éramos cinco personas. Luego, al final del mágico día, subimos a un salón, donde había otros quince incautos a los que también les habían “regalado” un día formidable. La única diferencia entre ellos y yo es que su tarjeta de crédito sí tenía cupo y cayeron con los dos mil dólares. La mía estaba bloqueada, pero eso no me lo preguntaron.