Actualizado hace: 4 horas 41 minutos
Manta
Un sueño a medias

En el barrio el prado se construyó un pequeño parque entre vecinos y estudiantes universitarios.

Lunes 10 Septiembre 2018 | 11:00

El sueño de tener un parque en el barrio El Prado  se cumplió a medias. 
Vicente Vera, morador del barrio, manifestó que se trata de un espacio que fue adecuado por estudiantes universitarios y dirigentes del sector.  Para ello construyeron dos juegos: un columpio y un sube y baja, los dos con hierro reciclado. Estos fueron soldados, pintados y colocados en un espacio que desde hace varios años está destinado para la construcción del parque. 
Al piso se le colocó granillo, llantas de vehículos que fueron pintadas con colores vivos.  Además se hicieron varias banquetas de palé, que sirven para que los padres de familia se sienten a esperar a sus hijos mientras juegan. 
Todo bajo la sombra de un árbol de ceibo que ha estado allí desde antes que este sector se poblara. Sin embargo, este pequeño parque apenas ocupa una de las esquinas del terreno y queda muy chico para la cantidad de niños que hay en el barrio. 
Vera cree que la iniciativa es positiva y que los moradores deben comprometerse a cuidar cada cosa que hay allí. 
María Mero vive cerca al pequeño parque, y aunque le parece bonito no está del todo satisfecha. 
Ella cree que es el municipio quien debe construir el parque  con más áreas de entretenimiento y estar mejor adecuado. Además asegura que el lugar no es seguro porque en los alrededores es común que jóvenes se dediquen a fumar droga. Por eso no deja ir a sus hijos solos. Cuando van,  ella los acompaña, dice Mero.  
 
> Sin agua.  Mayra Véliz manifestó que la semana pasada estuvieron tres días sin agua potable. Ella, por ejemplo, no tiene aljibe, solo tres tachos, y al segundo día ya estaba desabastecida. Debido a esto le tocó irse a bañar  a casa de un familiar. 
Luciano Castro vivió una situación parecida. 
A él le tocó ir hasta el barrio La Pradera a conseguir agua potable. Esto debido a que en  los días en que no hubo el líquido los tanqueros tampoco pasaban por el barrio.