Actualizado hace: 8 horas 7 minutos
Manta
Ofertan comida sobre ruedas

Alberto García recorre en su camioneta las zonas donde están los talleres para vender ceviches.

Domingo 02 Septiembre 2018 | 14:27

Él tiene cuatro semanas en el negocio. A sus clientes los busca en los talleres de mecánica, de refrigeración y en panaderías.

Sus ceviches son de albacora y el valor es de dos dólares. Empezó vendiendo 20 ceviches  y actualmente vende 25. Cuenta que recorre el barrio Jocay, sector del parque, donde hay numerosos talleres. 
Luego avanza a la calle 114, donde también hay talleres de tornería y mecánica automotriz y otros  negocios, donde permanece una hora, y finalmente termina en el barrio Buenos Aires, zona conocida por los talleres que allí funcionan.
Agrega que sus ceviches no solo son comprados por los trabajadores de los talleres, sino también por los clientes que llegan a estos lugares a reparar y hacer mantenimiento de carros y otros equipos. Desde hace ocho años Alberto no tiene un trabajo fijo. 
Banderazos. También Jimmy Alcívar vende los “banderazos”, que son una mezcla de diferentes comidas. Los talleres son sus puntos de venta.
Él mantiene su negocio desde el 2012 a bordo de una motocicleta adaptada a un triciclo.
Para vender los 80 y 90 platos de comida que prepara desde la madrugada junto a su esposa, debe realizar  un largo recorrido desde las 08h00 hasta las 13h00. Comienza en Costa Azul y recorre Altagracia, Altamira, Villas del Seguro, la calle 114 y el varadero de La Poza.  En todo este trayecto sus clientes lo esperan para consumir los dos menú que ofrece a diario. 
Chaulafán. Juan Carlos Trujillo es otro comerciante que ofrece comida a bordo de una carreta rodante. 
Llega de Montecristi y desde hace cuatro meses vende chaulafán  preparado con carne y menudencia de pollo, chancho, chorizo y más aderezos. 
Trujillo dijo que sus ventas empiezan a las 08h00 en el muelle flotante, luego a las 11h00 llega al Parque Central  y a las 13h00 parte a los módulos del Nuevo Tarqui. 
Él prepara 80 platos y cada uno cuesta un dólar. Asegura que en los tres puntos de venta tiene numerosos clientes.
Él tiene como ayudante a un joven venezolano. Trujillo fue damnificado del terremoto 2016. Trabajaba vendiendo jugos en el mercado de Tarqui.