Actualizado hace: 12 horas 44 minutos
Animales
Una heroína que cuida de los perros callejeros

La medianoche está por llegar y hace frío. Los que conocen la historia saben que Paskaline anda cerca.

Lunes 13 Agosto 2018 | 10:29

 Los perros mueven la cola y, efectivamente, a los pocos segundos la joven universitaria asoma con su cuerpo de modelo latina, una larga sonrisa, fundas de alimento para canes y un remedio para heridas. 

“Nena”, “La Negra”, “Chorrona” y otros se ponen felices y transforman el zigzagueante movimiento de cola en saltos y mordiscones entre ellos. 
La chica los calma y les pone la comida. Cada perro tiene su espacio, comen y beben ante la mirada vigilante de su salvadora.
Antes, estos perros de la calle pasaban hambre, maltratos y morían lentamente con heridas sangrantes, sarna, garrapatas y otros males propios de los animales sin dueño que deambulan sin rumbo. 
Para su suerte, poco antes del terremoto del 2016 apareció Paskaline Villavicencio Vinces, en ese tiempo con 21 años y recién estudiante de Medicina.
En estos últimos dos años ella ha dedicado gran tiempo al rescate y cuidado de perros y gatos y su función la cumple en las noches y madrugadas. No importa el lugar ni el horario, ella y su equipo rescatista (conformado por sus padres  Miguel y Elsie) llegan donde se los necesite.
Por ahora tiene misiones en la terminal terrestre de  Portoviejo. Allí le avisaron que una perra grande, recién parida, había sufrido un ataque y perdió el rabo, estaba a punto de morir por la infección, pero luego de un meticuloso trabajo diario ya está casi restablecida y la herida a punto de cerrar. Además, a este sector llegan otros animalitos con hambre y a todos los atiende.
Ya muchos la conocen y gracias a las redes sociales le dan aviso de las calamidades gatunas y perrunas. Recientemente le dieron el aviso de que un gato fue atropellado en la ciudadela San Alejo, y aunque le dijeron a la una de la madrugada, eso no la detuvo, tampoco la fama de peligroso del sector, y se fue. A la 01h30 encontró al animalito, al cual le aplicó los remedios y ahora ya está salvado, dijo contenta.
Ayuda. A Paskaline se la contacta en Facebook en la página ‘Ayudando a los animalitos de Portoviejo’. Allí da a conocer algunos casos y también ayuda a encontrar hogares para animales sin casa. Para cumplir con su labor ella ahorra de los 7 dólares que a diario le dan sus padres como mesada para ir a la universidad. En ocasiones prefiere sacar copia de los textos para ahorrarse unos dólares y así tener para la comida de sus rescatados, aunque recientemente varias personas que quieren ayudar, pero que no tienen tiempo de llegar, le donan comida. La perra que perdió la cola tiene una madrina que da dinero para seguir con sus curaciones. 
La próxima meta es someter a “Negra” a una operación y quimioterapia. 
Así esta guapa portovejense que le pone un toque de solidaridad y belleza a la noche de la terminal terrestre se da tiempo para todo, compartir con su familia, su novio y la universidad. Estudia el sexto semestre de Medicina en la UTM. Luego de clases, indica, asiste al gimnasio; come, descansa un poco y entonces, cuando el mundo está más tranquilo, amparada por la noche empieza su labor de rescate animal.