Actualizado hace: 2 horas 42 minutos
La Concordia
La condena de los Sacón

Ocho hermanos del sitio La Virgencita, en La Concordia, tienen discapacidad.

Jueves 09 Agosto 2018 | 10:00

La artritis está “matando” a una familia. La enfermedad se ha ensañado con los hermanos Sacón Rodríguez.

Las callosidades que tienen en sus manos y pies son pruebas de la lucha que tienen que hacer para movilizarse por sus propios medios. 
La incapacidad de todos ellos, cuenta su padre, se debe a una artritis, enfermedad que no recibe un buen tratamiento y cada vez deteriora más las extremidades de los Sacón. 
Auxilio Sacón López, de 68 años, con ayuda de su esposa y una de sus hijas sanas, diariamente cumple una agotadora jornada de atención de ocho de sus once vástagos.
El adulto mayor era jornalero, sembraba y cosechaba para vender, pero hace muchos años que esto ya no es rentable, ahora depende de pequeños cultivos para sustento de la numerosa familia, tampoco sus fuerzas son las de años atrás. 
El sentimiento de nostalgia lo quebró durante la entrevista. Recordaba cómo hace algunas décadas él junto a sus hijos varones trabajaban en el desmonte para los cultivos, y verlos ahora en esta condición es muy doloroso como padre, menciona.
> El inicio. Todo empezó en el año 2000. Los hermanos presentaban síntomas de artritis y con el pasar del tiempo sus extremidades, sobre todo inferiores se fueron atrofiando hasta terminar como bebés, arrastrándose en el suelo para movilizarse.
Eberaldo es el mayor, tiene 40 años de edad y es uno de los que aparte de su condición física ya presenta deterioro mental, aunque no se le entiende mucho habla y pide que le regalen zapatos.
José Gregorio quiere ser policía, su deseo nace porque quiere hacer justicia con las personas que se burlan de su condición, expresa.
César aún se muestra lúcido, él dice que siente dolor en sus huesos y pesadez sobre todo en sus pies, desde hace un mes con más intensidad. 
Por el sufrimiento, no quiere verse como sus hermanos, “quiero estar sano” manifiesta. 
Paula, Ramón, Byron, Aurelio y Felicita son los otros hermanos con discapacidad. La artritis es una enfermedad que causa dolor e hinchazón en las articulaciones (partes que unen los huesos), y problemas para moverse. 
> Ayuda. En parte de la casa y en el patio, se los puede ver en la tierra o a veces en sillas de ruedas o andadores.
El padre agradece porque han recibido ayuda en su momento, aunque ya algunas de las sillas están deterioradas.
Dos de los hermanos reciben el Bono Joaquín Gallegos Lara y otros el Bono de Desarrollo Humano (BDH), los recursos son destinados prácticamente al sustento de la familia, en medicamentos y otras necesidades básicas.
Algunos duermen en una casa que les dio el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), mientras que en otro cuarto grande, de madera y construido por la familia, hay algunas camas. 
Don Auxilio quisiera otra vivienda que abrigue a sus hijos.
Otro anhelo es una atención médica especializada y terapias, la que reciben es descontinua y a través del Seguro Campesino.
Flor, de 34 años, es la séptima de los hijos de Auxilio. Ella es sana y es quien ayuda a sus padres en el cuidado y atención de los discapacitados.
A veces cuando hace mucho frío, Flor siente dolor en sus huesos, trata de cuidarse, cree que la baldosa de la casa que les dio el Miduvi fue un factor que agravó la condición de sus hermanos.