Actualizado hace: 10 horas 14 minutos
TEMA
28 curvas en río caña

En este año se han registrado seis accidentes trágicos en la vía Río Caña-Los Bajos. cuatro personas han muerto.

Jueves 12 Julio 2018 | 11:00

El hombre más viejo de Río Caña tiene 98 años, y afirma que las muertes ocurren en su pueblo por dos causas: enfermedades y accidentes de tránsito. 
Melitón Holguín recuerda que hace 50 años llegó el paludismo a la comunidad y mató a más de 35 habitantes en menos de tres meses. Esta enfermedad se transmite por la picadura de mosquitos.
“Fue la tragedia más grande que hubo en el sitio. Desde entonces gestionamos la construcción de un Seguro Campesino. Ahora las personas mueren por la diabetes, mientras que otras pierden la vida en los accidentes que ocurren en la vía Río Caña-Los Bajos”, expresó.
Esta carretera tiene 23 kilómetros y fue construida por el Gobierno Provincial en el 2013, pero fue entregada tres años después.
La vía tiene cinco puentes y 28 curvas, de las cuales siete son consideradas por los bomberos de Montecristi como las más peligrosas. Algunas son cerradas y la maleza impide la visibilidad de los conductores.
Holguín manifestó que antes viajaban en mulas hasta  Montecristi y demoraban cinco horas en llegar. Ahora lo hacen en menos de 45 minutos, pero con el riesgo de sufrir algún accidente.
En este año se han registrados 37 accidentes en aquella vía, de los que seis choques fueron trágicos porque cuatro personas perdieron la vida y otras 30 resultaron heridas. Algunos siguen hospitalizados porque tienen fracturadas las piernas, brazos o costillas. 
El bombero de  Montecristi,  Leonardo Rivera, manifestó que la mayoría de los accidentes son de noche, y cree que,  aparte del peligro de las curvas, existe otro problema: la oscuridad. 
El socorrista sostuvo que en el Bajo del Pechiche, justo al empezar el tramo de la vía que conduce a Río Caña, existe un puente que conecta a dos curvas que son totalmente cerradas y han sido denominadas por los conductores como “la curva de la muerte”. 
El bombero manifestó que otro de los problemas en el sector es la falta señalización y exceso de velocidad de los conductores. 
En la vía se puede circular a 90 kilómetros por hora, pero al llegar a las curvas existen señalizaciones donde advierten a los choferes reducir la velocidad a 50 kilómetros. 
El bombero explicó que otra de las curvas peligrosas está ubicada a 100 metros del cementerio de Río Caña, donde hace un mes perdió la vida una profesora junto con su hija, suegra y un tío. Ellos fallecieron al ser impactados por una camioneta mientras viajaban en un vehículo.
 
> carretera. Río Caña pertenece a Montecristi y tiene 600 moradores. El sitio está ubicado entre la Ruta del Spondylus y la comuna Los Bajos.
Los moradores informaron que la mayoría de los conductores que pasan por la comunidad se dirigen hacia Pile, San Lorenzo y a las playa de San José, Salinas, Libertad, Puerto López y Puerto Cayo. Otros transitan llevando mercadería, agua y combustible.
Pedro Holguín manifestó que algunos accidentes se registran porque no respetan las señales de tránsito.
“Por ejemplo, la semana pasada un hombre perdió el control de su carro y casi se estrella contra una casa al bajar la loma del cementerio de Río Caña, y sucedió porque iba a exceso de velocidad”, expresó Holguín.
Él cree que los choques también ocurren en esta vía porque es angosta. 
Deida Holguín afirma que el repunte de los accidentes también se debe a la falta de controles por parte de la Policía de Tránsito. 
Sin embargo, el chofer Kléver Pilligua cree que los accidentes ocurren porque los conductores no conocen la vía.
“Por ejemplo, yo sé cuáles son las curvas más peligrosas porque siempre vengo a visitar a mis familiares desde Manta a Río Caña, pero hay otros choferes que solo circulan de paso y es ahí cuando terminan chocándose”, expresó.
Algunos se chocan y otros se vuelcan porque exceden el límite de velocidad. Pilligua sugiere reducir la velocidad al pasar por los cuatro puentes de los ríos Camarones, Caña, Salado y Hondo, debido a que son angostos.
El conductor manifestó que justo al llegar a los puentes de aquellos ríos se reduce el ancho de la vía, porque cuando hicieron la carretera nunca reconstruyeron los puentes.
Félix Pihuave informó que otro de los problemas  es que algunos conductores manejan en estado etílico. “Nosotros pedimos que cuando pasen por el centro de nuestra comunidad reduzcan la velocidad para evitar los choques. Algunos cercos han sido destruidos”, expresó. 
Simón Pilligua es el presidente de la comunidad, y manifestó que ha pedido la ampliación de la vía, pero no ha tenido respuestas. “Lo peor es que han denominado a un tramo de la carretera como ‘la curva de la muerte’, causando conmoción”, dijo. 
En este mes presentará un informe al Gobierno Provincial para solicitar la reconstrucción de las curvas donde existen más accidentes. Actualmente un equipo caminero de la Prefectura realiza trabajos de bacheo y sello de fisura en la vía. La reconstrucción inició hace un mes y finalizará en 90 días.